“Las víctimas de Cleveland pasaron el secuestro atadas.”


Jugamos con las personas a un juego sin diversión mutua, no cómo a los que jugábamos cuando éramos pequeños. Y en plena partida siempre alguien se sabe timado, menospreciado, vejado.manos cadenas

Son juegos legitimados: se practican y perfeccionan en los hogares, en los trabajos, en las escuelas, en tu calle.

Casi siempre el entretenimiento radica en conseguir que uno de los jugadores parezca ser un listo muy listo y el otro un tonto muy tonto, así hasta que queden caricaturizados hasta el ridículo.

La noticia más leída en El Periódico es: “Las víctimas de Cleveland pasaron el secuestro atadas.”

En ese jugar con los demás es difícil encontrar la gradación cuando se traspasan determinadas barreras; se empieza ninguneando en una conversación, se continúa sometiendo a alguien cercano y se puede acabar justo en el lugar al que nos permita llegar nuestra propia moral. A veces, muy lejos.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El Periódico. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s