“Papá tiene una mansión.”


De cría fui a colegios privados: fue divertido. En él los chicos tenían moto a los 16 e iban a esquiar los fines de semana cuando ni Dios sabía lo que era un forfait. Allí la supervivencia pasaba por saber decir lo más rápido posible: papá-regata-tenis-club. Me compraron una raqueta.mansion

Desde entonces todo lo pijo de da mucha risa, quizás porque, conociendo realidades acomodadas, he llagado a la conclusión de que algunas son bastante incómodas de mantener de puertas para adentro. También es cierto que conocer todas las realidades te hace más tolerante con las personas, los comportamientos son otra cosa.

Recuerdo aquel señor, cuyo apellido omito para no incomodar con la estúpida anécdota, que antes de acudir a uno de los mejores restaurantes de la ciudad, se comía un huevo duro para no llegar con demasiado apetito y “dar una mala impresión”. Qué penoso debe resultar degustar un “foie de pato al Oporto” sin hambre porque antes te has zampado furtivamente un huevo hervido que te ha preparado el servicio.

Hoy la noticia más leída en el diario El Mundo es: “Papá tenía una mansión.”

Para entendernos: si papá tiene una mansión me alegro por la mansión de papá, no por papá.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El Mundo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s