“El PP tira de archivo para reprochar al PSOE su apoyo a la huelga.”


Tú más. Yo no he sido. Yo la tengo más larga. Tres frases que podrían constituir el trinomio del perfecto mediocre acobardado por la realidad.

Es fácil escudarse en lo que pudo ser y no fue, en buscar culpables, en vivir en el pasado: de ahí el éxito de los archivos. ¿Qué joven no ha sacado una foto de la melena setentera de su padre al recibir críticas por sus tatuajes?

Hoy la noticia más leída en El Huffington Post es: “El PP tira de archivo para reprochar al PSOE su apoyo a la huelga.”

El reproche, como la cobardía o la mediocridad son humanos, lo que no quita que a la vez constituya una actitud cómica cuando se da en quien, por su posición, debería utilizar otros bagajes para explicar sus posiciones.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El Huffington Post. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “El PP tira de archivo para reprochar al PSOE su apoyo a la huelga.”

  1. José Luis dijo:

    Y entre dimes y diretes, se pasa la vida, y nos quedamos sin el santo ni la limosna. Parece ser (de hecho es) que importa más buscar culpables o cuitas que soluciones. No añadiré nada más, pero voy a tratar de poner mi particular “cascabel al gato”, y lo haré a través de una fábula de Tomás de Iriarte, la de “los dos conejos”.
    Advierto, eso sí, como en el cine, que: “cualquier parecido con la realidad será mera coincidencia”… o tal vez no tanta 🙂

    Por entre unas matas, seguido de perros,
    no diré corría, volaba un conejo.
    De su madriguera salió un compañero y le dijo:
    “Tente, amigo, ¿qué es esto?” “¿Qué ha de ser?”, responde;
    “sin aliento llego…; dos pícaros galgos me vienen siguiendo”.
    “Sí”, replica el otro ,”por allí los veo, pero no son galgos”.
    “¿Pues qué son?” “Podencos.” “¿Qué? ¿podencos dices?
    Sí, como mi abuelo. Galgos y muy galgos; bien vistos los tengo.”
    “Son podencos, vaya, que no entiendes de eso.”
    “Son galgos, te digo.” “Digo que podencos.”
    En esta disputa llegando los perros ,
    pillan descuidados a los dos conejos.

    Los que por cuestiones de poco momento
    dejan lo que importa, Llévense este ejemplo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s