“Culmina con éxito el salto estratosférico.”


Ramón Mendoza, tío del joven asesinado de un balazo en Angola Roque Bergareche, declara: “Es una tragedia que se vaya de aquí una generación tan preparada y que tantos esfuerzos y tanto dinero nos han costado a las familias.”

Y ahí, en la página 23, he dejado de leer el diario. Solo podía pensar en que muchos, la mayoría, somos una pandilla de sentimentales incapaces de juntar las palabras sobrino-muerte-dinero en una misma frase.

Definitivamente estamos hechos de otra cosa. Y eso no es necesariamente malo.

Hoy la noticia más leída en El Mundo es: “Culmina con éxito el salto estratosférico.”

Abismal el salto de Baumgartner pero aún es mayor la distancia que nos separa a los que lloramos por los muertos ajenos, de los que calculan costes/beneficios en la puerta de un tanatorio.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El Mundo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a “Culmina con éxito el salto estratosférico.”

  1. José Alberto Rincón dijo:

    No entiendo nada; será que hay cuestiones que, de puro “prácticas” me parecen tan descarnadas que parecen haber perdido todo rastro de humanidad a jirones en este particular balance.
    Uno recuerda que, ya hace años, un viejo profesor de química (aunque algo humanista debía ser el buen hombre) nos contaba, con una sonrisa al tiempo cómplice y pícara, que habida cuenta del porcentaje de agua que forma parte del cuerpo humano, de la posibilidad también de cuantificar las sales y elementos químicos que contiene nuestro organismo… el precio de “droguería” del total sería de unas 2.500 pesetas de las de hace 30 años. Bien, aún reconvirtiendo y actualizando la cantidad a euros de 2.012, sigue siendo válida la coletilla con que culminaba su afirmación: “pero no es esto, no puden echarse así las cuentas, que la vida humana no tiene precio”.
    No se trata de lo que la muerte del joven empresario suponga desde el punto de vista de la inversión más monetarista; tampoco tiene cabida el concepto de coste de oportunidad que un economista pudiese invocar al efecto. No, la cuenta va por otro lado.
    Los sueños, los sentimientos, los proyectos, la vida humana no tienen precio. Con el balazo recibido por Bergareche no sólo se ha perdido todo esto para quienes le conocían y le habían visto y ayudado a crecer, sino que uno siente que todos hemos salido más pobres del suceso, que lo que se ha perdido, frustrado, truncado de la manera más ilógica e inaceptable, es un pedazo de futuro, una parte de nosotros mismos como colectivo.
    Una muerte siempre es una pérdida… pero cuando además es “por nada y fuera de hora”, cuando con ella se pone fin a la trayectoria de alguien que apenas ha comenzado a vivir… todo el resto de cuentas carecen de sentido.

    • Tudi Martín dijo:

      Nosotros a ellos quizás les parezcamos almibarados mientras ellos a nosotros nos parecen desalmados…seguro que no es así: tal vez no se trata tanto de eso cómo de ser diferenes; de tener otros valores y otras prioridades.

  2. Txema Albert dijo:

    ¿Seré yo el único españolito que ha “pasao” olímpicamente del tema?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s