“God save the… party”


Recapitulemos: Aquella borrachera con los amigos, aquel lío con aquel tipo, aquel disfraz de…no me acuerdo qué, aquella carrera a no sé cuanto por la autopista, aquellos colegas crápulas, aquellas fotos, aquellos años, aquel show, aquello que probamos…Seámos sinceros; todos hemos hecho cosas de las que no nos arrepentimos pero que no tenemos el por qué contar.

La noticia más leída en el diario El Mundo es: “God save the… party”

Los que tienen el foco sobre sus cabezas hasta en el dormitorio sufren del efecto lupa, un fenómeno por el cual todo se amplifica y polariza: solo existe el excelente y el nefasto, el nada y el excesivo.

No ellos son demonios, ni nosotros ángeles, ni viceversa. Quien se sienta tan distinto es que se ha debido de aburrir mucho en su vida o sufre de amnesia.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El Mundo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “God save the… party”

  1. Membri dijo:

    Unas gotas de locura… algo que es tal vez un impulso, inevitable en el momento, que se vive con toda intensidad… vida en estado puro.
    No se trata de ir encadenando calaveradas desde la inconsciencia, tampoco de quemar la traca en dos días ni situarse permanentemente sobre el filo de la navaja, pero… qué vivo se siente uno cuando sucede, cuando por una vez va más allá de donde siempre ha ido, de donde la gente dice que ha de frenar.
    Como el sueño de la razón produce monstruos, la siempre mantenida “normalidad”, la corrección a ultranza, produce intransigencia… con uno mismo y para con los demás, aburrimiento casposo en el vacío, toda una sinfonía en gris a la que la luz y el calor le son ajenos. Bendita locura cuando nos hace sentir vivos, mejores incluso muchas veces… el único límite es de naturaleza ética: no hacer daño gratuitamente, que nuestros agradables desvaríos no resulten lesivos para los demás… y eso es todo, no hay ni debe haber más, porque el resto son costumbres, normas sociales muchas veces no escritas y carentes de sentido.
    Hay una frase que me encanta: “Es conde cada cual de lo que esconde”…
    Somos dueños y señores de nuestros sentimientos, de nuestras vivencias, de esos momentos de locura, de pasión, de apartarse del rebaño para poder respirar y ser uno mismo impulso, libertad, disfrute… y creo que la naturaleza humana lo requiere, lo necesita: antes algo loco que masa informe, incoloro, inodoro e insípido…
    Quien no ha hecho algo con locura, quien no se ha dejado llevar por la pasión, en mi opinión, puede decirse que, sencillamente, no lo ha vivido.
    Todo aquel que siente arder en su corazón la fuerza de una utopía, el enamorado y encoñado hasta las cejas, el optimista incondicional, el que cree en los demás y apuesta por ello, el que sabe que la vida no son las horas sino de qué están llenas, seguro que comprende lo que trato de comentar. Si es así, ¡enhorabuena!, sin duda eres de los míos, y si no es el caso, un consejo: vive, siente, desmelénate de vez en cuando, permite que la mente retroceda algunas veces ante el corazón, la emoción, el sentimiento… y suerte, sé que va a gustarte la experiencia 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s