“Coca-Cola y McDonal’s estarán fuera del país de Bolivia en diciembre.”


Este año se va a producir “el fin de la Coca-Cola y el principio del mocochinche”. Eso dice el ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia haciendo referencia de la salida del país de grandes multinacionales norteamericanas.

Ser chovinista con nuestros signos de identidad puede salvarnos de la vulgaridad reinante, pero no entender bien lo que es ser patriota hunde a los países en la más lamentable de las miserias.

La noticia más leída hoy en el diario ABC es: “Coca-Cola y McDonal’s estarán fuera del país de Bolivia en diciembre.”

Esa obsesión de vanagloriarse de lo propio cuando lo autóctono carece de la propiedad de quitarle el hambre a nuestras gentes es ser un cateto con una boina tan enroscada que impide la visión hasta de nuestra propia nariz.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en ABC. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Coca-Cola y McDonal’s estarán fuera del país de Bolivia en diciembre.”

  1. Camino Rodríguez Beneito dijo:

    No es bueno confundir, aunque a veces resulte difícil deslindar, diferenciar, calificar. Puede resultar una tarea compleja, pero en este mundo y tiempo en que vivimos es, a menudo, insoslayable.
    No es admisible un necolonialismo estandarizante y más o menos encubierto que niegue las raíces anulándolas y sometiéndolo todo al american way of life… pero tampoco lo es enrocarse encastillándose en un chauvinismo de campanario de aldea, anclándose al pasado y el inmovilismo en defensa de una identidad que, lejos de conservarse viva parece fosilizarse.
    Tras la primera actitud -aunque nos la vistan de globalización- a menudo late un neocolonialismo económico y cultural que coloca férreas argollas sobre el cuello de la identidad de los pueblos; tras la segunda un neocaciquismo que, apelando a la defensa de la propia identidad, trata de mantener los privilegios y las castas de siempre en un régimen cerrado con pretensiones autárquicas.
    No se trata de si en Bolivia o la Chimbamba hay o no Coca-cola… sino en qué condiciones está, se mueve, opera y se vende y en las relaciones que el refresco (más bien la estructura que hay tras él y el patrón de vida que representa y encarna) se integra con lo que somos y sentimos.
    Esta postura, tal como se plantea, no parece tener mucho sentido en una zona en que los niños que nacen vienen a llamarse Elizabeth Rofríguez o Jimmy Palacios… en las que el peso y la presencia del “vecino del norte” está ya más que constatada y, en el vivir el día a día de la gente, parece no representar conflicto.
    Asegúrense las condiciones de cooperación, ténganse presentes tanto la propia identidad como el necesario proceso de convergencia en un planteamiento abierto y global… pero déjense fuera los brindis al sol, las boutades que sólo pretenden encandilar a la galería distrayéndola -a menudo- de los verdaderos problemas.
    No hay nada más sano que llamar a las cosas por su nombre, que entrar a los asuntos de la manera más natural, lógica y clara y… por supuesto, dejándose de cuentos y milongas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s