“La canción ‘Que se Joda Andrea Fabra’ arrasa en las redes sociales.”


La industria cultural está en declive. Cuando escasean los recursos la cultura pasa a un segundo plano en el presupuesto de los hogares.

Es entonces cuando el Estado debe proteger esa cultura porque, si bien no es el alimento de sus ciudadanos, si es el alma de esa sociedad, lo único que nos diferencia cuando se desprovee a los pueblos de lo que comparten; cada vez más cosas, por obra y gracia de la globalización.

La noticia más leída en El Periódico es: “La canción ‘Que se Joda Andrea Fabra’ arrasa en las redes sociales.”

Con la subida del IVA la homogeneidad cultural acabará instaurándose, menos mal que el ingenio popular siempre intentará marcar la diferencia distanciándose  de arrogantes maleducados que parecen disfrutar del mal de otros.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El Periódico. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “La canción ‘Que se Joda Andrea Fabra’ arrasa en las redes sociales.”

  1. José Luis dijo:

    Comparto, al cien por cien, el análisis. El ingenio popular, cuando se dirige como respuesta -todo lo contundente que se quiera- contra la falta de humanidad, de educación y de respeto de quienes están llamados a hacer de todo ello su permanente actitud en búsqueda de soluciones y el bien común, no es ni ortera, ni chabacano ni tampoco está fuera de lugar. Viene a ser algo así como “legítima defensa”.
    A esta chica alguien debió decirle que la representación política es algo más que ordeno y mando, que toma garrotazo y apáñate… y también debieron decirle -y si no fue así ya lo hago yo ahora- que cuando la mente nos lleva a decir estupideces y además éstas ofenden al tiempo que muestran nuestra ineptitud… pues que calladita está más guapa, o por lo menos lo parece 🙂

    Al socaire de lo que sea esta reacción popular ante semejante gilipollez dicha por la elementa esta en cuestión, recuerdo un episodio de hace ya algunos años que me contase el abuelo.
    Fue un año malo, muy malo para las cosechas, y lo fue en unos tiempos en que de los productos recogidos y cosechados dependía la propia y directa supervivencia de muchas familias… dicho claro, pasar hambre o no.
    Pues bien, dentro de la desgracia general -porque entonces si llovía o dejaba de hacerlo, si había pedrisco o helaba era para todos- algunos elementos de “casas con más pares” (eran los pares de mulas, imprescindibles en aquel entonces para las labores de la tierra) todavía encontraban en la desgracia común material para, de un lado “marcar la diferencia! y de otro “consolarse con el mayor alcance de la desgracia ajena”. Seguros de sí mismos, por lo que pudieran tener “guardado” de otras campañas y no tener que vivir al día como los modestos, por todo el pueblo a estos “importantes ricos-hombres” se les oyó decir: “Ah… pues este año, je, en alguna casa pasarán hambre…” (equivalente mucho más sutíl de ese “que se jodan que nos ocupa hoy, pero igualmente cruel y fuera de lugar).
    Pero la vida sigue, y con ella los días llegaron desde la siega (pésima como se ha dicho) hasta San Miguel, en septiembre, patrono del pueblo y coincidente con otras labores agrícolas..)
    LLegó el día de la fiesta, y existía la costumbre de “rondar” por las casas los mozos a sus titulares para homenajearlos… pues bien, llegados a la puerta de las casas de aquellos que tanta humanidad habían mostrado, de quienes presuponían las estrecheces y el haambre ajenas sin hacer nada para tratar de aliviarlas, la muchachada del pueblo, en un ramalazo (cultura también, claro que sí) les deleitó con la letra de la siguiente jota de ronda:

    “Ya se creían `os ricos
    que moriamos d`hambre ´os pobres;
    hemos cogido patatas…
    que nos toquen los coj….”

    Y tuvieron que oírselas, y aguantar el gesto… dicen las malas lenguas que alguno, en ese día de fiesta, incluso le sentóo bastante mal la cena 😉

    A lo dicho: legítima defensa, y quienes dicen lo que no deben… está claro que a su vez acabarán por oír lo que no quieren.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s