“Nada es gratis: la Cumbre Europea impone más recortes a España.”


Abro el correo y encuentro una excepcional oferta ¡las auténticas zapatillas adelgazantes!. Quien las tuviera para, después de acabar el plato de paella, calzárselas y echarse una siesta hasta las tantas sin engordar un gramo.

La merienda también la podríamos tener resuelta porque descubro otra ganga tentadora ¡un helado de 10 bolas!…debe de ser para nosotros y para todo el bloque de vecinos.

Hoy la noticia más leída en El Confidencial la noticia más leída es: “Nada es gratis: la Cumbre Europea impone más recortes a España.”

La unión de España e Italia fuerza situaciones, pero no hace la fuerza.

Ni el calzado deportivo quema quilos, ni el postre veraniego XXL, ni la tendida de mano europea son gratis: el dilema es averiguar si, además de pagar, nos van a timar.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El Confidencial. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “Nada es gratis: la Cumbre Europea impone más recortes a España.”

  1. Mariano Herranz dijo:

    Hay, en mi opinión, varios temas solapados, superpuestos, mezclados en todo este asunto de la crisis y los rescates.
    En primer lugar está lo que podemos denominar “evolución perversa” de la economía. Cuando ésta más que un instrumento o un medio parece haberse convertido en un fin, en una prioridad y se la coloca por encima del bienestar y la dignidad de las personas, cuando exige sacrificios inasumibles y que socavan los mínimos existenciales de la gente, no se puede evitar el pensar en “el becerro de oro” al que la codicia de algunos ha convertido en todo un dios.
    En segundo lugar parece que la Unión Europea ha cedido, retrocedido más bien, a la Europa de los mercaderes. Los intereses económicos dictan el programa de actuación, se impone la prepotencia de los países ricos sobre la trágica situación en que se encuentran los menos solventes. Se acusa, se mira con recelo, se imponen condiciones, se pretende llevar la realidad ajena al modelo propio, se clasifica y se califica, se toman decisiones como si tras ellas no fuese a haber situaciones personales a menudo trágicas… esos niños griegos abandonados por sus padres por no poder mantenerlos, según parece, no han sido suficiente llamada de atención para los capitostes de Bruselas y los gurús del BCE. Solidaridad, por lo visto, queda relegada a una simple entrada -conceptual y teórica- del diccionario.
    En tercer lugar, y esto es también palpable, siguen vigentes los viejos esquemas de supremacía, de jerarquización dentro del conjunto. El fantasma del nacionalismo militante lleva, una vez más, a la búsqueda de encabezar, de dirigir, de gobernar, aunque sea a través del billetero. Liderar no se concibe desde la autoridad moral o la indiscutida y aceptada posición de “primum inter pares”, sino más bien desde la imposición a golpe de euro y balance. No hay por tanto verdadero liderazgo, el que se da en positivo y se acepta por prestigio, capacidad o tácito consenso, sino una situación que, para ser comprendida, tal vez requiera de una caricatura, exagerada sin duda, pero también con base muy real: “Cuando en la palma de la mano se tienen dos bolitas verdes… ¿qué es lo que en realidad se tiene? Fácil y sencillo: el cien por cien de la atención de un gnomo”
    En esta Europa, tal como vamos, unos cuantos tienen bolitas -no importa de qué color- bien cogidas en sus manos y otros, obvio es decirlo, ajustan, recortan, asumen, sonríen en esas “fotos de familia” de las cumbres europeas con toda atención al más mínimo gesto de quien tiene la mano entrecerrada… porque el apretón se nota y todo el cuerpo (en este caso social) se resiente 🙂
    No hay, por tanto, nada gratis… como tampoco timo, sino más bien dominación económica pura y dura: quien sujeta la sartén por el mango fríe a su gusto, es así de simple.

    • Tudi Martín dijo:

      Está claro que nosotros no somos los propietarios de la sartén, solo cabe esperar que nadie nos suelte un sartenazo, que es lo que todo apunta que nos va a pasar. Un saludo y gracias por tu participación.

  2. Enrique Lasierra Soto dijo:

    Que nada es gratis en esta Europa de los mercaderes (no veo razón alguna para denominarla “Unión”) es algo sabido, y por sabido hasta cierto punto aceptado, aunque con la resignación que surge de lo que no comprendiendo ha de asumirse. Está claro que los países “eurosolventes” no van a tener un gesto altruista para con aquellos “euroinsuficientes”. Y llegados aquí tal vez diese su juego el hacer memoria y balance y ver porqué se está en unos u otros y entonces en qué ha consistido esa política económica común tan cacareada.
    Abreviando y en resumen: no ha habido control, hasta hace poco se ha incentivado el endeudamiento, se ha fomentado el gasto -no siempre inversión- y se ha vivido en una situación ficticia que se asemejaba a una nueva “Tierra de Jauja”… y por esto, ahora, se nos dice que: “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”. Pero no es así, no lo es. Por encima de nuestras posibilidades están esos aeropuertos fantasma en los que sólo aterriza algún pájaro despistado. Por encima de nuestras posibilidades están esos contratos blindados millonarios y esas jubilaciones de escándalo. Por encima también todas las sinecuras y chollos de que disfrutan algunos privilegiados metidos en política. Por encima esos pelotazos surgidos de favores, información privilegiada y concesiones a dedo a “la empresa de un amigo” costeados con dinero de todos. Poe encima esa práctica de pensar que un ayuntamiento, una autonomía o un ente público es el particular cortijo (o masía, o barraca, o torre) y una taifa de la que el Poncio de turno tiene la exclusiva titularidad. Por encima y mucho, finalmente, todos esos flotadores, avales, subvenciones y operaciones financieras inasumibles de los que se ha aprovechado la banca más predadora y carroñera de Europa: la nuestra.
    Bien, tras el análisis uno tiene que comprender que de aquellas lluvias hayan llegado estos lodos… pero lo que no comprende, el punto clave es ese “hemos”. Porque no, porque no “hemos”, sino “han” vivido ellos, todos ellos, por encima de nuestras posibilidades. Y por eso mismo lo que todavía se comprende menos no es la deuda en sí, el acerico plagado de “agujeros” que se cifran en millones de euros… sino a quienes se está atribuyendo la responsabilidad de pagar la factura: no es una carga que deba ser “socializada”, porque no lo fue el beneficio, el negocio, el pelotazo ni el derroche.
    El que nada es gratis, puede llegar a ser asumido (con el sentimiento profundo de esta Europa que nos duele), pero el que la cuenta la paguemos todos, la forma en que se está saldando, cae ya fuera de toda lógica y además de radicalmente injusta está siendo -para los más débiles- una agresión directa a su dignidad y un poner en entredicho la propia supervivencia.
    A un parado que buscando día y noche no consigue encontrar nada, a un desahuciado que todavía ha de hacer frente a los pagos de una hipoteca ya sin sentido frente a una banca reflotada con el dinero de todos, al que agotadas las prestaciones y ayudas por faltarle le falta ya hasta qué echar a la sopa y escucha a sus hijos decir “tengo hambre”, a un pensionista que día a día ve que no le alcanza y se precariza su situación hasta lo inadmisible, a un enfermo crónico o una persona dependiente que se siente abandonado a su suerte y carente de toda ayuda… el que tenga narices y argumentos, que vaya y se lo explique.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s