“El lugar más silencioso del mundo lleva a la locura en menos de una hora.”


Mientras damos por buena la noticia de que Vueling reduce sus números rojos, otra compañía a la que me molesta hasta mencionar, Rynair, anuncia que aumenta sus beneficios.

No es porque una sea española y la otra irlandesa, es que la última gana puntos para el premio al caradura obligando a sus trabajadores a tributar en Irlanda a pesar de recibir subvenciones institucionales en nuestro país. Es solo una de las lindezas constatables y explicables.

La noticia más leída hoy en el diario ABC es: “El lugar más silencioso del mundo lleva a la locura en menos de una hora.”

Siempre nos cabrá la duda si es más inaguantable el silencio o el estrepitoso ruido de la insensatez.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en ABC. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “El lugar más silencioso del mundo lleva a la locura en menos de una hora.”

  1. Enrique dijo:

    Con esto del silencio, creo, sucede lo mismo que con la física, y apelando a un par de “figuras”: Mr. Einstein y Lord Kelvin… bueno, en realidad a tres si incorporo a D. Ángel Romo, mi entrañable profesor de física en mis años de bachillerato, podemos decir que lo que no es “absoluto”, aún llamándose “cero grados” o “silencio”, admite y requiere muchos matices.

    Cuando en Soria, Zamora o Siberia están a “menos tantos grados” está claro que hace un frío de mil pares… y a cero grados centígrados el agua se hiela… pero esto, siendo cierto, queda muy lejos de la temperatura que se considera “cero absoluto”, porque ésta congelaría las ideas de un soriano, la manta de un zamorano o las pelotas de un oso polar, porque es, nada menos que de – 273, 15 ºC o de – 459, 67ºF… y eso no hay quien lo resista, que hasta la materia inerte pierde la mayor parte de sus características y propiedades.
    Pues bien, con esto del silencio, viene a suceder lo mismo. Si por silencio entendemos ausencia de ruido y cacofonía, el ahorro de palabras inútiles, el poder librarnos de escuchar estupideces e insensateces de aquellos que, estando en situación de N.P.I. (es decir, que No Poseen Información 🙂 ) se atreven a pontificar… ¡bendito sea el silencio!, y bienvenido sea. Pero la cámara anecóica de la que se habla en la entrada es otra cosa… ese silencio absoluto es ausencia de vida, vacío, nada, y en la nada… nada tiene sentido.
    Una vez más, cuestión de equilibrio, sin extremismos. Bien está y lógico es el frío en Soria en el mes de febrero… pero no para congelar hasta los silbidos; bien está el silencio como “ausencia de ruido sin sentido”, pero no hasta volvernos locos, dejarnos reducidos a esa nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s