“La polémica sube hasta la Costanera Center, la torre más alta de Latinoamérica.”


La fanfarronería está a la orden del día: yo tengo más qué tú, yo gano más que tú, yo corro más que tú, yo la tengo más larga que tú...

Las ciudades son un reflejo de la personalidad de sus gentes, es por eso que las urbes también intentan demostrar más poderío que sus vecinas y, en ese sacar pecho, se construyen monstruosidades arquitectónicas insostenibles.

Hoy la noticia más leída del diario El Mundo es: “La polémica sube hasta la Costanera Center, la torre más alta de Latinoamérica.”

La hipérbole de ladrillo es una caricatura de los que viven dentro. Como el buen gusto vende poco, llegado el caso mejor construir una humilde chabola que se la lleve el viento, a un mastodonte de hierros y cristal cuya única utilidad acabará siendo taparnos el sol y dejarnos en ridículo con el tiempo.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El Mundo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “La polémica sube hasta la Costanera Center, la torre más alta de Latinoamérica.”

  1. Maricarmen López Marcuello dijo:

    No es lo mismo Santa Elena que Australia… y no me refiero a las dimensiones meramente geográficas, sino que mi pensamiento va ahora por otro camino.
    He unido -ni siquiera yo sé ahora porqué- la entrada del blog con un comentario que has colgado en twitter y que también puede leerse aquí: “la travesía del desierto está últimamente tan transitada que ha dejado de ser desierto”.
    Si ese espríritu de demostrar lo que uno es capaz de hacer, ese ir más allá se enfoca en positivo y no se queda en prepotencia ni fanfarronada… si lo que puede ser un destierro o un castigo (Santa Elena para Napoleón) llega a ser una auténtica colonia penitenciaria tan poblada como diversa por las mil razones que a cada uno han conducido hasta ella (como lo fue en su día Australia)… y si, finalmente, lo unimos todo, puede ser que el desierto no sólo ya no lo sea, sino que constituya la alternativa, un crisol en el que no dejándose abatir por la desesperación ni el rencor, no permitiendo que impere el desánimo, se forje un mundo nuevo.
    Lo que hoy parece un desierto superpoblado, lo que más que excepción punitiva es la regla de los que buscando su camino son condenados al ostracismo, puede traer un modelo en el que la cooperación, el espíritu de ir por donde nadie antes ha ido y el entusiasmo de la mano de la necesidad construyan alternativas destinadas a cambiar el mundo.
    Cuando los desiertos están superpoblados y quienes los atraviesan saben que es más fácil salir de ellos juntos, colaborando, que sometiéndose y aceptando una realidad que no convence ni gusta, entonces tienes razón: dejan de serlo… y además, es de aquí, de lo que ahora parece desierto, de donde puede y debe venir la alternativa.

  2. Ricardo dijo:

    ¡Cómo somos!… “yo tengo más qué tú, yo gano más que tú, yo corro más que tú, yo la tengo más larga que tú…”
    Y erramos el planteamiento, porque lo importante no es esto, sino: sé disfrutar de lo que tengo y no echo nada en falta, lo que gano lo hago mediante una actividad que me satisface y me alcanza para cubrir lo que necesito, no me importa la velocidad sino llegar ahí donde quiero ir, no me importa lo larga que sea sino saber utilizarla…(porque en esta última afirmación está claro que hablábamos de las manos, ¿no? 🙂 )
    En cualquier caso, reitero: erramos el planteamiento. No se trata de conformismo, sino de adecuación. Las exageraciones no conducen a nada que no sea alimentar el ego, aunque de manera efímera, porque a nadie puede escaparse que: siempre habrá quien tenga más que tú, quien gane más que tú, que corra más que tú y… que la tenga más larga que tú; y el pretender entrar en ese juego es, inevitablemente, ubicarse en una permanente y renovada frustración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s