: “The New York Times pone a la constructora de Florentino Pérez como ejemplo del problema de la deuda privada en España.”


“Si las compañías recortan inversiones, venden activos y despiden personal el resultado puede ser similar al ocurrido en Japón en los 90: una década de estancamiento.”

Eso es lo que se puede leer en The New York Times al hablar sobre el funcionamiento actual de la mayoría de las empresas españolas. Mientras leo, me sobresalta la idea de que son las mismas medidas que está tomando el gobiernos en su política económica: recortar, vender (privatizar) y despedir.

Hoy la noticia más leída en el diario El Periódico es: “The New York Times pone a la constructora de Florentino Pérez como ejemplo del problema de la deuda privada en España.”

La deuda privada, y la pública comparten además de estrecheces una gestión de muy dudosa efectividad: trata de tapar agujeros inmediatos sin pensar en los futuros. Tanta es la preocupación por el ya, que se repiten errores históricos.

Mientras tanto sigue el bochorno de reunirnos con un posible socio europeo y que el primer tema de conversación de nuestros colegas sea la siesta.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El Periódico y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a : “The New York Times pone a la constructora de Florentino Pérez como ejemplo del problema de la deuda privada en España.”

  1. Herminio Santaliestra dijo:

    La ortodoxia más estricta -de libro- , la reiteración hasta la náusea de las archiconocidas recetas teóricas puede estar bien… para gestionar y administrar los éxitos y hacerlo además en clave conservadora, aquella que pretende repetir y asegurar resultados conocidos y alcanzados.
    Pero esas mismas recetas, en tiempos de crisis, no resultan ya tan justificables. Cuando una política económica determinada pone el énfasis en tratar de salvar el ahora y aquí sabiendo que hipoteca el mañana en todas partes, lo único que se encuentra tras ellas es un deseo de salvar aquello que parece más importante para la minoría dirigente. Sería un grito de “sálvese quien pueda” seguido la práctica de un “nosotros que sí podemos, nos salvamos… y el que no pueda o venga detrás que arree”
    Viejas recetas, manidas políticas que, por salvar el hoy -para algunos- hipotecan el mañana para todos.
    Faltan imaginación y solidaridad, se ha congelado para aniquilarlo todo intento novedoso y ambicioso… el jugar sobre seguro arroja, siempre, resultado previsibles, pero para nada justos ni por supuesto los mejores.
    La casta dirigente, económica y política, cuida de los suyos, y por esto precisamente bendice las posturas más explotadas, se queda en un cubrir objetivos inmediatos dejando la preocupación por lo que pueda ser el futuro en un muy segundo plano.
    Pueden pensar -creo que lo hacen- que esta postura les resulta… pero no sé si son tan conscientes que lo que tamibién supone es enquistar la propia crisis, entrar en una espiral en la que las economías de hoy serán, a su vez, serias carencias y dificultades mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s