“Educación planea subir hasta 540 euros las tasas universitarias.”


Los niños de papá siempre han tenido la vida más fácil. Muchos de ellos fueron hippies de los 60 mientras los hijos de los trabajadores seguían los pasos de sus progenitores y curraban por tres cobrando como medio.

Los niños de papá llegan antes, y si no llegan se les aúpa para que suban más alto, siempre bien apoyados sobre los que rara vez sintieron respaldo, más allá del de su propio esfuerzo.

Los niños de papá tienen carreras en USA y Reino Unido, masters exclusivos, prácticas remuneradas en las mejores empresas.

Los otros, los que nacieron en cunas sin relumbrón, han estudiado  en escuelas excelentes y en universidades públicas sin excelencia reconocida.

Hoy la noticia más leída en el diario El País es: “Educación planea subir hasta 540 euros las tasas universitarias.”

La universidad sube tasas en tiempos de crisis: para los pudientes poco, para los que no llegan a fin de mes es una subida inasumible, aumentando todavía más las diferencias sociales.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El País. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Educación planea subir hasta 540 euros las tasas universitarias.”

  1. El profe dijo:

    Si hay algo que plasma la igualdad de una manera fidedigna, si al tiempo algo hay que la propicia, es sin duda el acceso a la educación.
    El saber y el conocimiento son las llaves que abren la vía del progreso. Una preparación adecuada es la mejor manera de planificar el futuro y una base necesaria para que el desempeño de cualquier función se resuelva en base al mérito y capacidad de cada uno, sin poner cortapisas ilegítimas ni contemplar otras valoraciones menos admisibles.
    Pero para que la educación cumpla esta importante misión con doble vertiente: el garantizar las condiciones de partida desde la igualdad y el asegurar que los mejor preparados y más idóneos son quienes van a desempeñar las funciones más complejas y exigentes, es necesario que, como se ha apuntado más arriba, no existan barreras de entrada. Y una barrera, sin duda de la mayor trascendencia, es aquella que exige un determinado nivel de solvencia económica para poder cursar estudios universitarios y especializarse en las áreas correspondientes.

    La educación universal y gratuita fue, indiscutiblemente, un logro,una conquista social. Ahora, bajo el pretexto de la rentabilidad, de los costes que tal formación implica, observamos como ese símbolo de igualdad y de justicia queda relegado a los estudios más elementales y básicos, que resulta utópico e inoperante en lo que atañe a la enseñanza superior.
    Se ha colocado un listón, se ha puesto un filtro; pero desgraciadamente no tiene nada que ver con la necesaria capacidad, sino que se ha tomado como referencia y se utiliza como requisito de acceso, algo tan excluyente y carente de lógica como la cuenta bancaria de los progenitores de los aspirantes a cursar estudios universitarios. Algo que para la sociedad resulta suicida:necesariamente va a dejar fuera personas con sobrada capacidad, aspirantes que no llegarán a acreditar los medios económicos exigidos. Una actitud insensata y al tiempo un planteamiento profundamente injusto.

    Las élites mal entendidas, las que tienden a perpetuarse por endogamia y pertenencia a una dinastía, las que se derivan de los logros de unos antepasados que no avalan ni garantizan la excelencia de quienes les han venido sucediendo, siempre se han cerrado sobre sí mismas, siempre han encontrado obstáculos que oponer a su apertura a la sociedad.
    Antaño fue algo tan palpable y fuera de lugar como el derecho de cuna, el origen por nacimiento. Después, con el triunfo de la ideología liberal y burguesa fue la capacidad económica la utilizada como elemento diferenciador, o la pureza ideológica en algunos sistemas totalitarios que en la escala de valoración situaban a la cúspide la confiabilidad política y la adhesión incondicional a la doctrina.
    En cualquier caso, y es la única realidad, tras estos límites que se fijan en beneficio de unos pocos siempre se encuentran verdaderos intentos de mantener privilegios de clase, el recurso diferencial a la práctica de injustificadas políticas de coto cerrado.

    Aquí y ahora, en este momento y en nuestro país, con las nuevas medidas anunciadas, se ha dado un importante paso atrás. Podemos temer que ha regresado la estratificación social y se recurre de nuevo a la diferencia basada en parámetros que poco tienen que ver con los fines perseguidos. Las medidas tomadas no parecen las más adecuadas, no lo son ni desde el ámbito de la preparación necesaria ni desde el de la siempre deseable capacidad de los aspirantes a las titulaciones superiores. Cuando el argumento principal para cursar unos estudios y el posible elemento disuasorio y penalizador para quienes no lo hagan de manera conveniente se basa en el dinero, a nadie se le escapa que tanto la igualdad como la justicia se baten en retirada, que se está volviendo al privilegio de fortuna y de casta.

    Con crisis o sin ella no hay argumento que pueda justificar estos posicionamientos ideológicos, nada hay que avale la toma de semejantes medidas con el alcance y las consecuencias que sin duda van a tener sobre nuestro futuro inmediato.

  2. Txema Albert dijo:

    …y el ministro Wert -que parecía un tío con criterio cuando participaba en las tertulias de la CNN con Iñaqui Gabilondo- … ¡qué engañado me tenía el puñetero!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s