“Las noches de sexo salvaje de Strauss-Khan.”


“Reflexionando ahora creo que he sido un ingenuo”, dice Strauss-Khan cuando se le pregunta si eran prostitutas las mujeres con las que mantenía sexo.

Posiblemente sea un ingenuo, aunque quizás se trate de esa ingenuidad no nacida de la buena fe, sino de la prepotencia. Esa que lleva a algunos a sentirse por encima del resto y creer que puede ningunearlo también intelectualmente.

El que se cree todopoderoso es ingenuo por definición, auténtica carne de cañón para los que en algún momento le ven flaquear y aprovechan la ocasión para hacer leña del árbol caído.

Hoy la noticia más leída en El País es: “Las noches de sexo salvaje de Strauss-Khan.”

Ser presunto inocente no es lo mismo que ser el más que probable culpable, de la misma manera que hacerse pasar por tonto no es serlo.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El País y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s