“El gobierno de Rajoy desmonta ocho años de Zapatero en 100 días.”


Toda construcción es compleja. Se necesita de expertos, planos, maquinarias, materiales. Todo tiene que estar preparado para que, llegado el momento, la edificación vaya erigiéndose sin problemas y con agilidad, como si de una coreografía se tratara.

Siempre ha sido más gratificante crear que destruir, nadie prefería ser enterrador que matrona. También mucho más ingenioso; para desmantelar o dinamitar no es necesario el mismo talento y dedicación.

La noticia más leída hoy en el diario La Vanguardia es: “El gobierno de Rajoy desmonta ocho años de Zapatero en 100 días.”

Habrá quien piense que las demoliciones también gozan de un exagerado encanto, y es cierto, siempre y cuando éstas sean controladas y se produzcan mientras estamos situados fuera del perímetro de seguridad. Siento recordar que este no es el caso.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en La Vanguardia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “El gobierno de Rajoy desmonta ocho años de Zapatero en 100 días.”

  1. Membri dijo:

    Dos ideas, y creo que con cierto juego las dos si se considera la carga de filosofía -aunque sea dela de andar por casa, que muchas veces es la que salva las cuestiones prácticas- que pueden encerrar.
    La primera es que demasiadas cuestiones en esta vida parecen obedecer a la “ley del péndulo”. Vamos de lado a lado, de extremo a extremo sin centrar nada, sin dejar nada resuelto. Y para quienes digan que eso precisamente, el movimiento pendular, es el que hace avanzar el tiempo, decirles que en efecto, lo hace… pero no necesariamente de manera provechosa. El péndulo mueve el reloj, pero ni llena ni da sentido a las horas, que para eso son necesarios logros conseguidos, fijados y consecuentemente resueltos y no meras e infinitas pasadas y variaciones.
    La segunda, todavía más de cajón y de cajón de pino, la conoce cuaquiera que haya emprendido obras en su casa. Hay que mirar muy mucho qué quitamos y cómo lo hacemos. Antes de mover una viga es necesario sustituirla por otra, preferiblemente de mayor capacidad de apoyo, porque el riesgo de que se venga todo abajo es importante… y no hay obra de supuesta o pretendida mejora que justifique la ruina de la casa.

    Entre penduleos y derribos parece andar la cosa… pero me temo mucho que esas cuentas, las que hay que echarse previamente, no se las ha echado nadie.
    Pónganse el casco y tómenlo con paciencia, que vienen tiempos largos y puede caernos encima de todo… menos maná, empleo y lluvia por lo que parece 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s