“Anonymous perturba los Goya y difunde online más datos privados.”


Eva Hache habló más rápido que nunca, Silvia Abascal nos emocionó por “estar” y José Coronado ganó.

La Gala de los Goya estaba siendo perfecta en la televisión. En internet se vino abajo, o quizás deberíamos decir que la tumbaron.

Ellos lo anunciaron durante semanas, la policía les tomó en serio y las medidas de seguridad acometidas fueron extremas. Aún así, hicieron acto de presencia dentro y fuera del recinto, y de qué manera.

La noticia más leída en el diario El País es: “Anonymous perturba los Goya y difunde online más datos privados.”

No nos engañemos, la capacidad de Anonymous es mucha aunque solo hagan cosquillas en los pies, de momento.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El País y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Anonymous perturba los Goya y difunde online más datos privados.”

  1. Martín dijo:

    Anonymous, anónimo, uno cualquiera, todos y nadie; vaya usted a saber.
    Esta es su fuerza. Es su carácter de no identificado y al tiempo sobradamente conocido (ya) lo que le hace ser tomado en serio por aquellos a quienes dirige sus avisos, amenazas y acciones.

    Cuando la persona individual está tan rastreada, controlada, fichada y se puede saber hasta de que lado duerme, este anónimo que como la Hidra tiene mil cabezas es el único que se atreve a plantar cara y reivindicar -muchas veces- lo que está en la mente y el sentir de todos.
    El ciudadano de a pie está en exceso “normalizado” y la verdad es que le quedan pocas ocasiones para dar salida a su rebeldía; pero ésta, la rebeldía ante tantas cosas que no le gustan, está presente. Tal vez por eso mira con simpatía a este anónimo paladín que parece surgir del e-mundo, quizás el único mundo por el momento en que ese control llevado al exceso, a la castración inhabilitante de la opinión y la protesta por vía de la vigilancia y el control, no es todavía del todo posible.
    No se trata de hacer apología del delito, pero sí de reconocer que en muchos momentos y situaciones, desde el corazón y la razón, Anonymous todos lo somos un poco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s