“Muere Whitney Houston.”


Las circunstancias nos abocan a las situaciones más imprevisibles. La imprevisibilidad puede ser prodigiosa: niños de papá con la vida resuelta por el mero hecho de haber nacido en el lado soleado de la vida… Pero en muchas ocasiones esos mismos imponderables nos sumergen en situaciones indeseables.

Hoy la noticia más leída en el diario El Mundo es: “Muere Whitney Houston.”

Whitney Houston lo tenía todo para triunfar, en los escenarios y en la vida: conexiones con el mundo del espectáculo (ahijada de Aretha Franklin y prima de Dionne Warwick), un físico envidiable, éxito profesional… Pero un día se cruzó con Babe Brown y su existencia llegó a uno de esos puntos de inflexión que nos permiten crecer o hundirnos; ella comenzó un descenso irrefrenable.

Hoy sigue siendo la dueña de un vinilo a 45 revoluciones, una tarde de cine, de los bailes del instituto, del disco favorito de un ex noviete…

Whitney es la propietaria de algunos de nuestros recuerdos, pero sobre todo es el ejemplo de cómo se nos van las situaciones de las manos, de las consecuencias de las malas compañías. La constatación de la importancia que tienen poseer una autoestima buena y saber resolver nuestros propios problemas.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El Mundo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Muere Whitney Houston.”

  1. Gonza dijo:

    Luces y sombras tuvo Whitney, como cualquiera otra persona. A menudo no es la misma perspectiva la que hay tras la lente de una cámara que subida a sus zapatos. El espectáculo y la fama aportan esa sensación de que a sus estrellas todo les corre de manera diferente, que viven sumergidos en una vida fácil e inevitablemente feliz. Pero no es así.
    Cada persona es un mundo y como dice un buen amigo: “es conde cada cual de lo que esconde”, lo que tambíen puede leerse en el sentido de que cada cual y cada quien sabe de sus cosas, tiene sus ángeles y sus demonios. Whitney Houston, con toda seguridad, también tuvo los suyos, y tal vez alguno de ellos fue quien la venció en su última jornada.
    La música ha perdido una auténtica diosa, nuestra alma una estrella amiga por asociada a momentos y situaciones… ¿Quién no se ha dejado llevar por la imaginación al oír una de sus canciones o quién no se ha sentido feliz por enamorado al asociar su voz y la música al recuerdo -casi presencia- de la persona amada? Pero como toda persona tenía también su naturaleza humana y con ella sus sombras y la actualidad de este día triste está centrada en ellas.
    Quedará para siempre en nuestro recuerdo su música, asociada a esa magia que nadie como ella supo crear; pero la persona igual en todo a nosotros, la mujer con sus problemas y sus alegrías, se han ido.
    No hay contradicción entre una y otra cosa.

  2. Txema Albert dijo:

    ¡Con lo caro que está el talento!
    ¡Cachis!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s