“El `ejemplar traspaso de poderes´ ya suma dos engaños por 20.668 millones”.


“El congelado y el reducido”: podría tratarse del título de un libro sobre técnicas para la conservación de alimentos pero  es la situación laboral en la que se encuentra la inmensa mayoría de los trabajadores en activo de este país.

Los de la empresa privada tienen congelado el sueldo, los funcionarios lo tienen reducido. Los unos y los otros se sienten afortunados por no formar parte de la lista de desempleados. Empleados y desempleados se saben bajo el mismo paraguas, el de la maldita incertidumbre.

Hoy la noticia más leída de El Confidencial es: “El `ejemplar traspaso de poderes´ ya suma dos engaños por 20.668 millones”.

Entre verdades a medias y certezas dudosas el agujero económico cada vez se hace más grande. Temblemos; esto lo va a pagar alguien y dudo mucho que sean los que dicen haber dicho la verdad o los que aseguran haber sido engañados.

Como dicen mis amigos venezolanos cuando la manduca escasea: “El perro, el loro y el gato, acabaron comiendo del mismo plato.” Solo queda repartir los papeles a interpretar.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El Confidencial y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “El `ejemplar traspaso de poderes´ ya suma dos engaños por 20.668 millones”.

  1. Lluis dijo:

    No sé si habrá sido “ejemplar”, pero lo que sí me temo que haya sido es paradigmático; y ya puestos y para el ciudadano de a pie debiera ser también didáctico.
    Poco importa cuál de los dos grandes partidos haya cometido el desastre, el desatino; tampoco es significativo el color de quién toma el relevo. Lo único seguro es que en esta ecuación repetida y alterna, los platos rotos los van a pagar los de siempre.

    Había más déficit del anunciado y aún del sospechado, de lo que se reconocía desde las filas de los cesantes. Pero tampoco los recién llegados se encuentran en posición de pedir demasiadas responsabilidades, porque también en su ganadería o congregación ha habido Poncios que en sus taifas periféricas ataban los perros con longanizas, que han actuado como si no hubiese crisis ni necesidad alguna y han abierto la bolsa de lo que no tenían.
    El agujero negro es más grande de lo que se ha dicho, a él contirubuyen los desmanes y tropelías de tirios y troyanos. A nivel central y autonómico cada cuál, según las circunstancias, ha venido haciendo de su capa un sayo, y esto nos lleva a dar sentido a esa palabreja: “pepesóe” que desde la indignación hemos escuchado pronunciar a veces.
    Unos y otros amagan y no pegan, miman y la sangre no llega nunca al río, porque cada uno a su nivel sabe, calla y otorga, porque se impone el “hoy por mí, mañana por ti”, o no tiro de la manta en Madrid para que tú no lo hagas tampoco en Valencia… con la anuencia y adhesión desde Barcelona. Después de todo no sirve de nada llorar por la leche derramada y la cuenta gravitará de igual modo sobre la clase media, hable catalán, valenciano o con acento gallego o en jerga castiza y cheli.
    Este bipartidismo con bisagra diferencial es, desde hace años, el sistema establecido. Nadie lo rompre, las quejas (más que denuncias en serio) son solamente cara a la galería o un intento de hacer subir el caché retributivo, y más aplicado a lo que se calla que a lo que se explica.
    “No había crisis”, y vaya si la hubo… “un traspaso ejemplar”, y siguen apareciendo cuentas sin pagar por los cajones… hay que contener el déficit a base de austeridad y sacrificio, pero entiéndase de “los curritos” que no de los padres de la patria (aunque ésta sea chica, que CC.AA y entes locales han aprendido rápido).
    Es lo que hay, pero a la vez “no es esto”. O cambian de táctica y modelo, o el día que la gente se decida a romper la baraja… por sobrar sobrará hasta el rey… de cada palo.

  2. Alfonso Carretero Gómez dijo:

    ¿Y no será más bien un cambio de guardia que un traspaso de poderes?
    Si uno mira la situación de la prima de riesgo, las constantes maniobras que se llevan a cabo para salvaguardar los intereses de la banca, si contempla y estudia la evolución del desempleo, se queda con la sensación de que los poderes, los verdaderos poderes, los que dictan la partitura y marcan el compás de cómo deba interpretarse, no han cambiado en absoluto.
    Este bipartidismo en pleno siglo XXI, cuando las fuentes de las verdaderas decisiones se sitúan más allá del alcance de las estructuras del Estado, recuerda a aquel turnismo decimonónico, pero notablemente pilotado, constreñido y devaluado.
    El asunto no está en qué medidas se tomen, sino en quién habrá de encargarse de aplicar las que vienen ya cerradas e impuestas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s