“Una web desvela las identidades a través de los números de teléfono”.


Después de que me hayan intentado leer el futuro por los posos del café, por las rayas de la mano, incluso por mi currículo vitae, veo la noticia más leída del diario Público y se me corta la respiración: “Una web desvela las identidades a través de los números de teléfono”.

Tranquilidad, nadie discernirá por nuestro teléfono si el banco dejará de denegarnos un crédito cobrando 4.000 euros al mes o adivinará si finalmente encontraremos trabajo en la construcción teniendo dos carreras. No va de eso la noticia.

La noticia nos habla de unas páginas blancas a la inversa; introducimos un número de teléfono y el programa nos dice cuál es el nombre del abonado. Un servicio de momento ilegal en España.

Curiosamente todo el mundo sabe dónde vamos a cenar esta noche, porque lo hemos contado en Facebook, pero nos molesta que se sepa dónde compramos la laca de uñas. Cada cual tiene su propia definición de privacidad, y hay algunas realmente chistosas.

¿Cuánto tiempo tardará el servicio de localización telefónica inversa en estar disponible para usuarios de nuestro país? Absolutamente nada. De hecho, seguro que en este momento ya estará disponible.

Las leyes locales tienen poco que hacer ante un internet global para el que la privacidad es cosa del pasado.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en Público. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Una web desvela las identidades a través de los números de teléfono”.

  1. Jaime dijo:

    Una reflexión: la ética, lejos de ser una actitud trasnochada y obsoleta, se muestra cada vez más como una necesidad.
    El progreso, irrenunciable por otro lado, hace posible lo que apenas unos años atrás parecía inconcebible. Pero ese progreso debe desarrollarse “a favor” de la persona, nunca “frente”, “contra” o “a pesar de”.
    Hace ya bastantes años que la humanidad sabe que algunas potencias poseen el suficiente poder de destrucción como para finiquitar el planeta. Sería técnicamente posible clonar un ser humano. La imagen del “Gran Hermano” controlándonos en todo momento es también inquietantemente factible y aplicable ya…
    Por eso, cuando sociólogos, filósofos y pensadores hablan de la necesidad de balancear progreso y ética, cuando advierten que los límites de la actividad humana están en el propio ser humano y su conciencia aciertan de pleno. Ahora sólo falta que todos, mentalizados sobre el hecho, pongamos los medios necesarios para que este imparable progreso técnico no nos hurte aquellas parcelas más preciosas e irrenunciables de cada cual, las que se basan en la libertad, la intimidad y la posibilidad de pensar y elegir.
    No me seduce la idea de ser un número, un simple chip en la consola de nadie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s