“Tristeza en la capilla, alegría en la calle.”


Qué culebrón Señoras y Señores. La noticia más leída hoy en el diario El País ha sido: “Tristeza en la capilla, alegría en la calle.”

La abuela se casa. Uno de sus hijos dijo que podía hacer lo que quisiera menos casarse. A dado igual; a la vejez viruela.

Viruela no, varicela, la abuela no, la hija, ¡vamos la hija de la novia! Perdonarán, pero es que esto es muy complicado de explicar. Lo que pretendo decir es que la hija de la abuela que ha contraído matrimonio no ha podido ir porque tiene la varicela. Ya es mala pata con la ilusión que le hacía a la novia, no a la hija.

Y como, la ahora casada, arremetió contra la nuera diciéndole públicamente lo que todas las suegras piensan pero la mayoría callan, el marido de la nuera, su hijo, tampoco ha ido.

Poco importa, el sueño se ha cumplido: por fin la abuela está contenta y un funcionario va a tener un aumento de sueldo sin hacer méritos ni esperar promociones, o a lo mejor sí. ¡Qué vivan los novios!

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El País. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Tristeza en la capilla, alegría en la calle.”

  1. Tomás dijo:

    A ver si lo he pillado: resulta que además de por hacerse grata compañía (en otros temas no entro, no por la edad de ellos sino por lo tímido que es uno), porque les ha dado si no la real, sí la noble y grande gana, porque les asiste aquello tan clásico del “ius connubii” o derecho a matrimoniarse si se prefiere… resulta que esto del bodorrio ¿también puede tener benéficos efectos sobre la carrera funcionarial y la jubilación? Acabáramos…

    Me parece que visto tal cual lo pintas, sólo ahora, y a pesar de las mil prolijas explicaciones que dan los manuales, he comenzado a comprender qué sea eso a que se refiere el Código Civil cuando habla sobre los “efectos del matrimonio”… ¡Aaaahhh, mira tú, qué cosas! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s