“El coaching existe porque no tenemos buenos amigos”.


Impliquémonos, pero poquito. Comprometámonos, solo un rato. Seamos los mejores amigos para toda la vida, durante un mes.

Todos conocemos a mucha gente pero no sabemos a quién llamar para tomar un café. Amigos y seguidores a cientos o miles pero al hurgar se descubre el hueco que dejan las relaciones líquidas de las que hablaba Zygmunt Bauman.

En el centro de ese tornado emocional estamos nosotros, con un mando a distancia en la mano que accionamos para cambiar de persona cada vez que alguien nos defrauda, irrita o cansa. Y como lo habitual es defraudar, irritar y cansar, apretamos nuevamente el botón y cambiamos de acompañante, hasta que el nuevo hace exactamente lo mismo.

En realidad todo sigue igual: cambiamos el tedio de lo conocido por el aburrimiento del constante volver a empezar  convirtiendo nuestra existencia en “el día de la marmota”.

Hoy la noticia más leída en La Vanguardia es: “El coaching existe porque no tenemos buenos amigos”.

Metidos en ese ir y venir de personas perfectas, porque cuando dejan de serlo prescindimos de ellas, queremos hacer nuevos amigos sin darles la oportunidad de llegar a serlo. Visto así, la profesión de coacher tiene un futuro prometedor.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en La Vanguardia. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “El coaching existe porque no tenemos buenos amigos”.

  1. olga dijo:

    El título lo dice todo, ahora tienes miles de amigos,pero si contáramos los que realmente son amigos tuyos seguramente mas de la mitad se eliminarían, quizá tengas sus móviles o sus direcciones pero no te van a servir de nada porque no vas a llamarlo como tampoco vas a ir a su casa a verlo. Antes se tenían pocos amigos, los del barrio y pocos mas, pero por muy pocos que tuvieras todos eran buenos amigos, ahora si te enfadas con uno te das la vuelta y ya te encuentras con otro amigo que pasa a ser tu mejor amigo hasta que pasa lo mismo con este y te buscas otro. Pero un amigo de verdad viene cuando lo llamas en un buen momento y en los malos momentos no hace falta que lo llames, viene por si solo, eso si que es un amigo de verdad

    Olga 11 años

    • Tudi Martín dijo:

      Cierto Olga, esos amigos que todos intentamos ir haciendo y conservando a lo largo de la vida son determinantes para nuestra propia felicidad; aunque solo fuera por eso deberíamos intentar conservarlos.
      Pero hay más: los amigos son la familia sí elegimos, aunque únicamente fuera por eso deberíamos sentirnos dichosos de poder tener capacidad de decisión en algo tran trascendente y que tantas satisfacciones nos va a dar.
      Un abrazo enorme y eligid bien a vuestros amigos porque, si os cuidáis mutuamente, sereis lo mejor que os ha podido pasar durante toda vuestra vida…y solo tenéis 11 años, imaginad si merece la pena.
      Pd: gracias por la visita en este nuevo curso 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s