“Coge las pastas de marihuana de su hijo y coloca a toda la oficina.”


Volvemos de vacaciones algo dispersos y necesitamos resituarnos. Retomar las rutinas haciéndolo con el mejor humor posible, buscando estrategias que nos ayuden al cambio de ritmo que se impondrá durante el resto del año.

La noticia más leída hoy en La Vanguardia es: “Coge las pastas de marihuana de su hijo y coloca a toda la oficina”. Los afectados acudieron al hospital afectados de movimientos descoordinados.

Extraños movimientos hemos vivido ayer también en España: PP y PSOE de acuerdo…Rajoy declarando “estoy muy contento”…Aznar reviviendo el 15M para tildarlo de marginal: empiezo a pensar que muchos se equivocaron ayer de desayuno.

Incorporarse al trabajo entonando el “No Pares Sigue, Sigue” está muy bien si se hace desde el optimismo, no por un error a la hora de elegir el desayuno. De la misma manera que cualquier reforma constitucional refrendada habría sido bien venida: a todos nos gusta saber lo que nos estamos comiendo.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en La Vanguardia. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Coge las pastas de marihuana de su hijo y coloca a toda la oficina.”

  1. Víctor Agudo dijo:

    Sí, a todos nos gusta saber qué estamos comiendo, y en consecuencia no estaría nada mal que estos particulares chefs, aprendices de brujo en la confección del obligado menú de “plato único” (versión rescatada de la posguerra para aplicación rediviva del café para todos) explicasen previamente qué están guisando.
    Y en esa explicación no caben ni eufemismos ni respuestas evasivas. No me vale la “receta” (o disculpa por no darla) del ministro Blanco, el que se ha permitido decir que: “Si no fuese por la extraordinaria urgencia, la que hace que pudiera ser que no llegásemos a tiempo, nos hubiese gustado someter la reforma a referendum y conocer la opinión de los ciudadanos”.
    No señor, para nada. La crisis y el déficit no son un meteorito que se haya abatido por sorpresa sobre la Tierra; más bien era un secreto a voces y una tortuga que se veía venir desde lejos. El escamotear el referendum ahora, en aras de una inexistente urgencia y a las doce menos cinco, suena más bien a otras cosas: o improvisación inconfesable, o presiones para poner las cosas al gusto de quien manda y de espaldas a quienes afecta.
    La buena señora se confundiría con las pastas del chico… pero estos chicos tratan de confundirnos a todos con el tema de la pasta.

    • Tudi Martín dijo:

      jajjajaja…lo que me has echo reír con tu última frase: “La buena señora se confundiría con las pastas del chico… pero estos chicos tratan de confundirnos a todos con el tema de la pasta”.
      Gracias por el buen humor y hasta cuándo quieras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s