“Cospedal censura a Público”.


El otro día leí el comentario de una prolífica escritora de Twitter que decía: “Cuando quiero entrar en un mundo de fantasías y no tengo tiempo me compro Público”. La comprendo, a mi me pasa frecuentemente con La Razón, no lo compro pero hojeo sus portadas, capaces de arrancar carcajadas más sonoras que las de El Jueves.

Hoy en “el país de las maravillas” de mi particular Alicia conservadora (Público) la noticia más leída es: “Cospedal censura a Público”.

El morbo me puede y visito La Razón: “Rubalcaba dejaría el PSOE en 117 escaños, a peor cifra de sus historia”.

Esto empieza a parecer una partida de tenis jugada con pelotas de fútbol: se ve venir tan de lejos que resulta ridículo.

Al juego se unen los políticos que permiten, o no, preguntas dependiendo del color del medio del que procedan los periodistas. ¿Dónde quedaron aquellos diarios que capeaban sus tendencias para seguir pareciendo imparciales y aquellos políticos de raza que afrontaban con valentía las embestidas de los hábiles periodistas?

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en Público. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “Cospedal censura a Público”.

  1. José Luis dijo:

    Tongo, tocomocho y estampita, pantomima, vitorinos “afeitaos”, ersatzpolitik (en un tributo a la Merkel); insulto a la inteligencia de los sufridos ciudadanos en todo caso.
    La política se ha vuelto “Light”, baile de salón, espectáculo de mimo controlado; nada más lejano a esa actividad de ilusión y gestión que debe ser.
    Nadie afronta responsabilidades, ninguna intención de buscar soluciones a los problemas reales y en su caso consensuar ideas; críticas tan ácidas como inútiles vertidas en el escenario adecuado por predeterminado y propicio. Todo queda reducido a periódicas representaciones ante el respetable y “preparadas” además.

    No se trata tan sólo de lo ortopédico y artificial de las situaciones, del trágala y no te menees; es también que están –por desgracia- creando escuela y marcando tendencia.
    Ni políticos de raza e ideología, ni el más mínimo respeto por el decoro que debe acompañar la información; tan sólo artificio y bambalina, cuento y cara cada vez más dura.Hombres y mujeres “de partido” que tratan de suplir la iniciativa e inteligencia de las que carecen por la lealtad a la consigna de turno; prensa cada vez más escorada hacia “su lado” y subvencionada desde el papel hasta las cachas.
    Tremendamente previsible todo, lamentablemente artificial el ejercicio.

    En esos ratos tontos en que uno, por aburrimiento o rutina, hace cobrar vida a la tele, no sabe ya si está viendo el telediario o un nuevo programa de sátira política. Les aseguro que a veces cuesta diferenciarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s