“La tele causa la hospitalización de Monroy.”


La tele a veces es nociva y tiene sus efectos secundarios, tanto como si se hace como si se mira.

Yo hace tiempo que lo dejé. Tardé en reconocer mi problema, ese fue un paso decisivo: estaba puesta para hacer ruido, pero el ruido me molesta. Valiente estupidez.

Al principio me sentía sola sin ese batiburrillo sonoro de jiji-jaja, anuncios, aplausos, ráfagas musicales, más anuncios, más jiji-jaja, chillidos… Dejé de verla por prescripción médica.

Me cuesta reconocerlo: a veces no puedo resistir la tentación y acabo dándole al mando a la hora de los informativos. Ese es sin ninguan duda el momento más revelador para hacer zapping: si para algunas cadenas televisivas Barcelona no existe, Albacete ya ni te cuento.

También veo “Españoles por el mundo”, con ese no parar de imágenes y frases cortas estresa un poco pero me recuerda al video de los viajes de los amigos: sigues sin saber quién es alcalde de Miami pero te cuentan dónde te puedes comer el mejor helado de tamarindo 😦

Hoy la noticia más leída en El Periódico es: “La tele causa la hospitalización de Monroy”. Ya era hora de que una noticia alertara sobre los peligros del trasto más desquiciante de la casa…pobre chica.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El Periódico. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s