“Ramoncín, el hombre que firmó las dos fugas de la SGAE.”


“Me arrepiento de haber defendido a la SGAE” dice Ramoncín, pero su credibilidad es escasa: no se puede ser tan chaquetero.

Se alzó como el más firme defensor de la entidad y con la polémica, de la que es maestro, resucitó una notoriedad adquirida cuando vociferaba aquello de soy  “El Rey del Pollo Frito”.

Fue así como volvió a los ruedos de los platós para discrepar con acento chulapo contra todo lo que se le pusiera delante.

Hoy la noticia más leída en el diario Público es: “Ramoncín, el hombre que firmó las dos fugas de la SGAE”.

No, eso no es suficiente. Cuando se han fraguado con tesón y empeño tantas enemistades, hay que demostrar inocencia y mucho más si lo que se desea es salir indemne tanto de los juzgados como de la opinión popular, esa que le taparía la boca cada vez que saca a paseo su particular verborrea.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en Público. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s