“El secreto de estado rodea la salud de Chávez”.


Arremete contra el imperialismo y se crea un imperio a su medida para vivir del cuento cuanto más tiempo mejor. Se autoproclama socialista pero saluda desde las redes sociales a “mis soldados y mi pueblo amado”, como si ahí estuvieran para satisfacer sus necesidades de megalómano.

Hoy la noticia más leída en el diario Público es: “El secreto de estado rodea la salud de Chávez”.

El hombre que hizo reír al mundo al ofrecerse como mediador en la crisis libia, pudiera estar muy enfermo.

Si lo del bicho malo se cumple, no hay que temer un desenlace fatal: ese hombre de verborrea altisonante, maleducado en sus modos, con un pésimo conocimiento de lo que es el respeto, no puede estar debatiéndose entre la vida y la muerte, a no ser que en un momento de lucidez haya decidido cerrar la boca después de morder su lengua viperina.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en Público. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “El secreto de estado rodea la salud de Chávez”.

  1. José Luis dijo:

    No resulta ético desearle mal a nadie, por odioso que resulte, por molesto que sea. Entrar a elucubrar y sentir a ese nivel nos envilecería, acercándonos demasiado, tal vez, al mismo ser que despreciamos.
    Pero dicho esto, también es cierto que la capacidad de condolorse por la desgracia ajena suele ir directamente unida a las simpatías, proximidades o, desde una postura abierta y humanista, en referencia a la catadura moral y humana de quien la sufre.
    No es el caso, no puede serlo desde ninguna de las condiciones aludidas.
    Así pues, ningún mal le deseo a este histrión bananero de discurso grandilocuente y pequeñas acciones mezquinas, a este payaso populista que aupado sobre su pueblo dice servirle mientras lo esclaviza y amordaza; pero tampoco lamentaría su marcha ni derramaría una sola lágrima en un adiós que para muchos, demasiados, tendría mucho de alivio.
    Sea lo que haya de ser en la suerte que pueda correr el hombre; pero respecto al mandatario, creo, con toda sinceridad, que Venezuela y el mundo estarían mucho mejor sin él.

  2. Txema Albert dijo:

    Suscribo!!!

    • Tudi Martín dijo:

      José Luis y Txema, me daba yo-qué-sé-qué decir lo que uno explica y el otro suscribe. Yo también me adhiero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s