“Amor en Vancouver en el fragor de la batalla”.


El amor es acojonante. Perdonad por comenzar así pero estoy convencida de que no hay absolutamente nada de lo que el amor no sea  capaz.

Esta no es una entrada llena de romanticismo en la que ensalzar las virtudes del amor apasionado: a este se le deben reconocer algunos de los momentos más reconfortantes de la vida, pero poco más. Hablo de ese amor que aniquila a bocajarro la desesperanza, el que nos llena de energía cuando es imposible que la haya: el que nos hace mejores.

Hoy la noticia más leída en La Vanguardia es: “Amor en Vancouver en el fragor de la batalla”.

Policías antidisturbios a ambos lados, y en el centro una pareja, tirada en el suelo, se besa con la misma ternura que lo haría en el salón de su casa.

Es bonito imaginar que el culpable fue ese amor que aísla del resto del mundo porque el resto del mundo no existe, el que jamás deja exhausto, el de las grandes heroicidades. Aunque siendo sensatos seguro que todo se debió al calentón más estúpido de sus vidas o, todavía peor  a un montaje de una marca de preservativos. Tiempos difíciles para creer en príncipes y princesas.

 

 

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en La Vanguardia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Amor en Vancouver en el fragor de la batalla”.

  1. Membri dijo:

    No creo que sea un anuncio de algo tan útil como lo que apuntas; tampoco sé si era amor (¿lo debía haber escrito con mayúsculas? 🙂 ) o el calentón más tonto de su vida. Pero en cualquier caso sigue siendo hermoso: se congeló el tiempo parado el reloj porque no importaba, el resto del mundo se quedó fuera, se llenaron los dos, el uno del otro sin necesidad de nada más…
    Algo que me parece digno de la mejor y más sana de las envidias, algo de lo que todos podemos aprender: ¡Bien por ellos! tiene que ser algo increible el que te suceda una cosa así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s