“Un padre de familia a punto de ser desahuciado se ahorca en plena calle”.


Hace unos días colgué un comentario en Twitter: en el programa “Comando Actualidad” se hacía un tratamiento informativo indignante de la situación que están viviendo  miles de personas por la crisis económica  y lo expuse en la red social de los 140 caracteres.

En poco rato me contestó @sueelove (Susana) diciéndome que tenía problemas hasta comprar lo más básico y que era necesario que el tema fuera tratado en televisión o dónde hiciera falta. Me sentí mal, nunca pretendí molestar a alquien como ella, sólo quise decir que es vergonzoso que situaciones como la suya no sean tratadas con el merecido respeto.

Hoy leo como el nuevo alcalde del PP de Badalona da la bienvenida a la ciudad a “todo el que venga a trabajar” y me pregunto si este señor también gobernará pensando en las víctimas de la crisis o si las excluirá de su ideal de ciudad relegándolas al gueto.

Hoy la noticia más leída del diario La Vanguardia es: “Un padre de familia a punto de ser desahuciado se ahorca en plena calle”.

Si los que  trabajan gestionando los problemas de sus ciudades no piensan en todo los ciudadanos y los que tiene la obligación de contar no saben explicarlo, la realidad les señalará con el dedo como cómplices de la desesperación.

Por cierto, después de que Manuel Torres se quitara la vida, los servicios sociales del ayuntamiento se personaron en casa de los familiares para prestarles apoyo.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en La Vanguardia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Un padre de familia a punto de ser desahuciado se ahorca en plena calle”.

  1. Lucía Lasierra dijo:

    Cuando la indignación cede el paso a la desesperación, suceden estas cosas. No se trata tan sólo de lo evidente, del drama humano tras la noticia, de la pérdida; lo que también queda de manifiesto es la inadecuación de unos medios y servicios que sólo actúan ex post, cuando ya no caben sino paliativos ante lo que requería curas de urgencia.
    Hacemos poco, y lo hacemos mal… y para colmo, por lo visto, además también lo hacemos tarde; demasiado tarde.
    Tras quedarme impactada y triste ante la noticia, ha sido inevitable recordar lo que solía decirme mi abuela cuando, por haber metido la pata hasta el cuello y ante lo que no tenía ya remedio, yo me esforzaba -inútil y torpemente- para dárselo. Me miraba, agitaba la cabeza entre la comprensión y la reprobación, y con toda ironía me soltaba: “Después de muerto Juan, le daban sopas…”
    Inútiles ya esas sopas para todo Juan (y son muchos ya los “juanes”) que, de haberlas tomado en vida, tal vez, le pudieran haber salvado de su triste destino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s