“Las ciudades fantasma de la burbuja fascinan a la prensa extranjera”.


El Barça acaba de ganar la Champions League. La calle hierve de emoción en la ciudad condal mientras personas buscan a personas para celebrar y seguir alegrándose juntas.

Es tal el ruido que se cuela a través de la balconada de doble cristal, que cuesta abstraerse y pensar en una ciudad desierta, en decenas de edificios vacios distribuidos en calles perfectamente alineadas  sobre cuyo asfalto no ruedan coches ni pisan transeúntes. Lugares desoladores, con todo preparado para entrar a vivir, en los que no hay vida.

La noticia más leída hoy en El Mundo es: “Las ciudades fantasma de la burbuja fascinan a la prensa extranjera”.

El bullicio, la alegría desatada, las ganas de compartir y al otro lado el silencio, mucho más ensordecedor que el más potente de los estruendos.

Los constructores levantaron edificios, pero la burbuja inmobiliaria tapió sus puertas evidenciando que una colección de bloques no es una ciudad, de la misma manera que una casa no es un hogar.

 

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El Mundo. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a “Las ciudades fantasma de la burbuja fascinan a la prensa extranjera”.

  1. Luis dijo:

    “… el viento soplaba haciendo sonar las vacías y desvencijadas estructuras. Eran los restos y esqueletos de lo que se había concebido para albergar vida humana y que ahora solamente merecía el nombre de ruina, abandono y decadencia.
    Todo, visiblemente, se agostaba al sol y se oxidaba bajo la lluvia, descomponiéndose a ojos vista.
    Ni un alma en las calles solitarias, ni rastro ya de presencia o actividad humana.
    Sólo el viento, la arena y los matojos recuperando lo que un día el hombre trató de arrancarles.
    Habían quedado atrás los tiempos de la fiebre del oro, y ahora el paisaje lo definían estos silenciosos y tristes despojos, monumento en decadencia a la estupidez, la codicia y la ambición del hombre…”

    ¿Un fragmento de un “spanish spaghetti western”? No, mucho más sencillo: la descripción de cualquier urbanización, nueva barriada o edificio víctimas del sonoro pinchazo de la burbuja del ladrillo.

    Triste escenario para pensar que las hipotecas llevan todavía el precio que llevan y que miles de personas –la mayoría indignados jóvenes- contempla el hacerse con su vivienda como un sueño inalcanzable.
    ¿No habrá manera de hacer un remedio de estos dos problemas? La imaginación al poder, por favor; sería lo obligado.

  2. Pedro dijo:

    Tudi, con tu frase final lo has definido a la perfección: “Una casa no es un hogar”
    Impresionante la secuencia de fotografías del link de El Mundo.
    En la cresta de la especulación inmobiliaria, en España, con 46 MM de habitantes se concedieron licencias de obra para más de 900.000 viviendas, casi la mitad que en EE.UU., que tiene 309 MM de habitantes y concedió 2.300.000 licencias, y un 50% más que Francia, con 63 MM de habitantes y 600.000 licencias.
    Podéis leerlo completo en http://bit.ly/h7794x
    Lo más triste de todo es, que quién tenía capacidad de regular y controlar, bancos y gobiernos (nacional y autonómicos) hicieron precisamente todo lo contrario, alentarlo hasta que la burbuja no pudo más … y estálló.

    • Tudi Martín dijo:

      La no intervención siempre implica comodidad y, en este caso importantes ingresos a los que nadie quiso renunciar. Ahora lo pagamos todos menos los consentidores que, paradojas de la vida, previsiblemente volverán a gobernar para librarnos de una crisis que echó raices durante su anterior gobierno.
      En unos meses veremos de lo que es capaz la falta de análisis y de memoria.
      Gracias por los datos que nos aportas, son reveladores.
      Por cierto os recomiendo de manera entusiasta el blog de Pedro Domingo laempresaconstructora.blogspot.com/ no se trata sólo de una página para especialistas, también es muy recomendable para todo el que tenga curiosidad por profundizar en un sector que está en la génesis de la crisis actual de nuetro país.

  3. Tudi Martín dijo:

    Me gustaría transmitiros un comentario que me ha hecho Pedro off the record en referencia a una clara imprecisión incluida en esta entrada. Frecuentemente nos referimos en los medios a los constructores cuando en realidad deberíamos mencionar a los promotores.
    Como temo explicarme fatal os remito a un artículo publicado en el blog de Pedro en el que se habla de la diferencia entre ambos http://laempresaconstructora.blogspot.com/2010/11/promotor-constructor-y-otros-agentes.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s