“La juventud por fin se indigna…y reacciona”.


Seguramente sí, debe de ser cierto que la juventud por fin se indigna, pero no deja de resultar llamativo que sea ahora, a unos días de unas elecciones municipales vividas como nacionales, cuando esa indignación se materializa, o simplemente se refleja en determinados medios de comunicación.

Hoy la noticia más leída en el diario Público es: “La juventud por fin se indigna…y reacciona”.

Muchos jóvenes llevan indignados demasiado tiempo. Es más, técnicamente podríamos asegurar que están hasta los putos cojones desde que empezaron a ser jóvenes y algunos dentro de poco dejarán de serlo. En el mientras tanto no se les ha prestado atención, se han acallado sus voces y se les ha tachado de conflictivos. Los jóvenes dan muy bien en foto fija.

Las masas son fácilmente manipulables por parte de los que pretenden obtener beneficios de ellas. Tanta indignación súbita huele a chamusquina.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en Público. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “La juventud por fin se indigna…y reacciona”.

  1. Javier Olmos Pineda dijo:

    Son, sin lugar a dudas, la generación más y mejor preparada de la historia… pero de poco va a servirles salvo para, tal vez y con suerte, encontrar una larga serie de contratos basura en los que la precariedad sea la nota definitoria.
    Tienen todas las probabilidades de encontrar en su futuro unas condiciones de vida peores que las de sus padres… y lo saben.
    Están llamados a integrarse (y esto también es una paradoja) en una sociedad en la que la justicia ha huído y la razón se subordina a los intereses de una casta dirigente… y les cuesta admitirlo.

    No es de extrañar por tanto que la indignación y la disconformidad se expresen por vía de la rebeldía, de la negación cerrada y rotunda a un marco que ni ellos han construido ni les ofrece ningún atractivo.
    Es consustancial a la juventud cierto grado de radicalismo; en las ideas, en las soluciones, en la disposición a cambiar lo que no gusta por la vía que haga falta. Y también es lógico y positivo que esa radicalidad vaya propiciando cambios que traigan más progreso, que sea como el aldabonazo a la puerta de quienes no terminan de ver claro la entrada en semejantes condiciones y piden -exigen a su manera- el redefinirlas y pactarlas. El silencio o la argumentación “esto es lo que hay” no les basta; por eso están siempre al borde del estallido, dispuestos a gritar alto y claro contra todo cuanto no les gusta ni convence.
    Indignación; actitud y posición ética e intelectual que es siempre el primer paso para tratar de cambiar un orden injusto establecido. Rebeldía ante lo que debe cambiarse y no se acepta. Actitud combativa frente a quienes niegan el pan y la sal a tantos y tantos jóvenes tratando de comprar su conformidad (conformismo) con un precario plato de lentejas.

    Tienen razón, o al menos sus razones, y saben expresarlas y hacerlas valer… y ahora, conscientes de todo ello y esperando que de sus gargantas y sus obras pueda nacer un mundo mejor y una sociedad más justa, sólo queda desear que tengan también el criterio suficiente para no ser instrumentalizados, que en esta lucha suya por lo de todos no equivoquen el camino.
    No sé si habrá oscuros intereses tras lo súbito de esta manifestación de generosa y solidaria disconformidad con todo cuanto no es de recibo, pero en todo caso no veo mal que se manifieste y deseo fervientemente que tampoco sea pilotada ni desvirtuada.
    Tengo que confesar que estoy con ellos, que yo también pienso y creo que un mundo mejor es posible.

  2. Juan Carlos 11 años , Juan 10 años y Iago 10 años dijo:

    Esta mal que unos chicos hayan estudiado para sacarse una carrera y que además son la mejor generación de todos los tiempos, no tengan derechos ni trabajo. No es justo ni se entiende .
    ¿Qué nos pasará cuando seamos jóvenes en edad de abrirnos camino ?.
    Tenemos 11 y 10 años y esto ya nos preocupa.

    Iago, Juan Carlos y Juan, 11 y 10 años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s