“Una candidata menorquina obligada a retirar un cartel con sus pechos como argumentos”.


El mal gusto es algo universal. No tiene límite, ni nacionalidad e incluso podríamos decir que es paritario: adolecemos de él por igual tanto hombres como mujeres.

Lo peligroso es que el mal gusto vende, mal, pero mucho, y por eso es tan utilizado por los que corren el riesgo de pasar desapercibidos.

Nos fijamos más en su dedo que en ella.

Precisamente los más anodinos y prescindibles son quienes lo toman como herramienta de autopromoción, en un intento desesperado de conseguir sus cinco minutos de fama; normalmente los últimos que les serán concedidos. Porque el mal gusto tiene una curiosa característica: sólo se puede utilizar una vez, después ya no llama la atención.

Hoy la noticia más leída en el diario ABC es. “Una candidata menorquina obligada a retirar un cartel con sus pechos como argumentos”.

Los pechos de Soledad Sánchez ya han conseguido aparecer en los medios, pero lamentablemente de ella poco hay que contar porque su mal gusto la engulló.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en ABC. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Una candidata menorquina obligada a retirar un cartel con sus pechos como argumentos”.

  1. Txema Albert dijo:

    ¿Y esta señora (o señorita) hace mítines o bolos en discotecas?

  2. José Luis dijo:

    Les suena la famosa situación: “- ¿Dónde vas?
    – Manzanas traigo…”

    Nada que ver, ¿verdad?, pues eso, que los “argumentos” de la tal Soledad pueden ser dos fantásticas manzanas… pero que nada dicen de a dónde va, y lo que es más importante, sobre a dónde pretende llevar a los electores.
    Es, desde luego, un “gancho” potente (y se evidencia) para colgar en un muro y que a buen seguro atraería miradas… no sé ya si tanto votos; pero también es un recurso fuera de lugar, una soberana prueba de gusto cuando menos dudoso y, en el fondo, la confesión de que no hay nada más que ofrecer salvo lo evidente, lo que se ve.
    Para colmo, tampoco resulta una idea original, que la tal Cicciolina ya postuló su propia campaña con similares argumentos; y aunque consiguió ser elegida, el resto ya lo conocen todos: nada, mucho ruido y pocas nueces.
    Llegados aqui, y de verdad que me intriga la posible respuesta, no me pregunto ya por la razón de que la candidata presentase semejantes argumentos… sino por la que lleva a la oposición política a pedir que los retire. Creo que en realidad la pública exhibición y lo que de ella se desprende pasado el primer impacto, le restaba más votos que los que le pudiera haber procurado. A ver si va a resultar que el miedo a lo que pregona el refranero les ha hecho pensar que podían arrastrar y tirar más que dos carretas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s