“Justin Bieber y Selena Gómez, la pareja más odiada”.


Podemos llamarlo “acción militar en Libia”, aunque no deja de ser otra guerra en ciernes.

Los técnicos de la central nuclear de Fukushima han conseguido restablecer el tendido eléctrico, aunque se empieza a hablar de la “Solución Chernobyl” como único final posible.

Nuestra atención necesita distracción y hoy, por aquello de ser sábado, hemos decidido colectivamente mirar hacia otro lado y convertir en noticia más leída de Europa Press a: “Justin Bieber y Selena Gómez, la pareja más odiada”.

Cierto es que estar frente a Justin Bieber y sentir simpatía hacia él tiene mérito.

Jovencísimo y riquísimo, es lo poco con lo que se le puede definir. Después las antipatías llegan solas viéndole caminar un metro por encima del suelo, rodeado de la histeria de sus admiradoras.

Una especie de mesías del pop prefabricado que ahora tiene una pareja hecha a su imagen y semejanza, Selena Gómez, quien como él, jovencísima y riquísima, pide que le rindan pleitesía chasqueando los dedos. Sencillamente encantadores.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en Europa Press. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Justin Bieber y Selena Gómez, la pareja más odiada”.

  1. José Luis dijo:

    El dinero y la posición, la fama y la notoriedad son algo que necesita ser contrapesado con ciertas dosis de modestia y humanidad bajo amenaza de provocar repulsa e incluso odio. No se trata de lo que se tenga, sino de lo que se llega a hacer pensando encontrarse situado “por encima” de los demás.
    El haber nacido “con el futuro resuelto” o haber sido el sujeto paciente de uno de esos caprichos de la fama, no le convierten a uno en un ser extraordinario. El actúar como si todos los demás hubiesen nacido para adularte y servirte, para recibir encantados una mirada o un gesto displicente, tampoco ayuda.
    No sé que deparará el futuro a estos dos… pero si un día alguien comenta que sufren una crisis depresiva por haber sido postergados en el ranking del cambiante gusto del público -ese mismo al que desprecián- o que en una racha de mala suerte han quedado despojados de todo cuanto ahora les da alas… pues les aseguro que ni una sola lágrima ni un pensamiento de solidaridad va a brindarles consuelo alguno. Se lo están ganando a pulso.
    Niñatos consentidos y caprichosos, carentes de toda educación, pobres de solemnidad aunque les sobre el dinero… pasajeras notoriedades de usar y tirar.

  2. Txema Albert dijo:

    A mí me los ha prohibido el médico porque me sube el azúcar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s