“Coleccionamos excusas para ser infelices”.


Hoy la noticia más leída en el diario La Vanguardia es: “Coleccionamos excusas para ser infelices”. La frase la pronuncia la psicóloga Paz Torrabadella quien asegura que tendemos a ser “estúpidos”.

Completamente de acuerdo: la estupidez nos persigue y muchas veces corre más que nosotros, dándonos alcance. Es así como inventamos nuestra verdad intentando tener la coartada perfecta para no ser felices.

Ha llegado el momento de saber decir “no”, de querernos y de tener clara nuestra escala de prioridades. Solo así nos permitiremos a nosotros mismos disfrutar de nuestra maravillosa existencia.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en La Vanguardia. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Coleccionamos excusas para ser infelices”.

  1. José Luis dijo:

    La felicidad… no es una meta,ni puede serlo; es un estado, un camino, un proceso, una actitud.
    La única receta es que no podemos encontrar fórmula mágica alguna, que se trata tan sólo de coherencia, de naturalidad, de atreverse a ser felices, de buscar de veras serlo en las pequeñas cosas… y saber también que esa felicidad no es incompatible con momentos duros, complicados, incluso luctuosos.
    Se nos ha vendido -y estamos cómodos en ello- un maniqueismo sentimental a ultranza: o todo “bueno” o todo “malo”, cuando lo cierto es que suelen mezclarse en el correr de los días, y es normal que así suceda.
    Es importante no dejarse llevar por los condicionamientos externos, ni por nuestros prejuicios; por lo que pueda parecernos “socialmente correcto” o aquello que signifique sencillamente seguir por inercia. El decir “NO” en ocasiones, y esto los saben y practican mucho mejor los niños que nosotros, no siempre significa negar nada, sino que a menudo es afirmarnos en lo que somos nosotros mismos.
    No se trata de “hacer lo que uno quiera” en el sentido de frente a todos y contra alguien; sino más bien en “no hacer lo que no se quiere hacer” a pesar del dictado de quien sea ni frente a lo que nosotros pensamos o sentimos. A veces el “seguir aguas” es toda una tentación… cómoda, justificable y fácil; pero está en la esencia de la condición humana el tratar de que las cosas vayan a “más y mejor”, y eso siempre requiere algo de valor, ideas claras y mucha, muchísima voluntad.

  2. Marta Vidal dijo:

    Y las excusas no sólo funcionan como intento de superar la frustración, como explicación tendente a cargar la responsabilidad de nuestra carencia de felicidad hacia el exterior y la sociedad. Mirándolo bien, y creo que es necesario hacerlo, también son un perverso laberinto en que nos encerramos nosotros mismos. A menudo ciframos las cuotas de felicidad en la consecución de unos objetivos tan inmediatos y materiales que hacen imposible la satisfacción de los mismos. Aquí valdría aquello de no es más rico (ni más feliz) el que más tiene, sino aquel que menos necesita ( y tiene claro que para ser feliz hay muchas, muchísimas cosas que “no necesita”)…
    No se trata de lamentar lo que no se tiene, no se es, o no se puede… sino de aprovechar y disfrutar de lo que sí se tiene, de lo que se es y puede llegarse a ser, de lo mucho en que sí podemos y a menudo sólo depende de nuestra actitud y nuestra tenacidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s