“El séquito de Botella para ir a la peluquería”.


Como quien va a una reunión con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Ana Botella tira de de guardaespaldas y chóferes para hacerse las mechas.

¿Quién paga esto? Veamos, la factura de la peluquería se la paga la propia Sr. Botella con su sueldo. El coste del séquito es otro cantar.

De manera directa la factura de los acompañantes se la abonan los madrileños, de forma indirecta la pagamos todos crédulos que, convencidos, emprendemos medidas de contención, cambiamos bombillas, eligiendo electrodomésticos eficientes e intentando administrar nuestro entorno en términos de optimización energética y económica.

Hoy la noticia más leída del diario Público es: “El séquito de Botella para ir a la peluquería”.

No cabe duda de que la tomadura de pelo de Ana Botella a su Comunidad, y a todos, va mucho más allá del motivo de su vista a la peluquería.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en Público. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a “El séquito de Botella para ir a la peluquería”.

  1. José Ramón dijo:

    Las comparaciones son odiosas, y también hay conclusiones que no pueden dejar de sacarse. Y con su permiso evocaré una anécdota de la “mili” para ilustrar lo que afirmo.
    Tenía yo un Tte.Coronel que era recogido y llevado a su casa en el coche oficial correspondiente, y un hijo suyo estaba cumpliendo también su servicio militar en el mismo acuartelamiento. Pues bien, jamás subió el chaval al coche oficial al servicio de papi; pero la cuestión va más lejos: para poder hacer “el viaje juntos”, el Tte. Coronel renunció a su coche oficial y la correspondiente escolta (eran los años en que ETA apuntaba a todo lo que llevase uniforme y esto sucedía en Madrid) y con su Seat 127 hacía cada día el trayecto en compañía de su hijo.
    Como se puede comprobar, el mismo caso que lo que ahora se publica sobre… sobre… ufff, la verdad es que no sé si decir la Sra. Botella o la Sra. de Aznar, porque habría que indagar a santo de qué se le ha adujudicado el aludido séquito.
    No discuto las razonables medidas de seguridad adoptadas en aquellos casos en que su ausencia sería una imperdonable negligencia; pero al tiempo también quiero poner de manifiesto que a veces éstas, las medidas, son en gran parte una excusa, que el fondo es muy otro; y es que resulta que hay personas que se acostumbran a los privilegios y sinecuras del cargo -sea propio o “por consorte”- y lo de sentirse importantes y servidos los engancha de por vida.

  2. Cani dijo:

    ¡Venga, va!, que sois unos chafarderos de mala leche, que la cosa va por otro lao, que no os enterais de na…
    A ver, ¿no ha salido hoy en las noticias que los españoles vuelven a estar que no se tocan ni se encuentran por el dichoso paro?, pues entonces, ¿que coño hay que decir contra esta señora con los puestos de trabajo que crea ella solita?
    En lugar de criticar deberiais proponer que le den la categoria de PYME, que muchas habra con menos personal en nomina y quien la pague es, en este caso, lo de menos…
    ¡Mira que sois…!

  3. Txema Albert dijo:

    Y eso sin contar con el efecto invernadero de los botes de laca que gasta la señora…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s