“Jóvenes, monjas…y ultras”.


El otro día la teleoperadora de Vodafone me dijo: “Gracias a Dios hemos conseguido recuperar su código PUK”. Fue más la alegría que me produjo comprobar que Dios existe para algunos, que el hecho de que los técnicos localizaran los ocho numeritos extraviados.

No sólo la telefonista sabe de la existencia del divino; hoy ha nacido una nueva congregación cristiana apoyada por el Vaticano. En ella se quiere ver savia nueva y un cambio de imagen, más que necesario imprescindible, en tiempos de descrédito.

Pero la iglesia no solo precisa de 177 jóvenes vestidas con ropas tejanas: la espiritualidad debe ser explicada a la sociedad con hechos, no con atuendos y propaganda.

Hoy la noticia más leída en el diario Público es: “Jóvenes, monjas…y ultras”.

Que Dios las bendiga: los demás nos quedaremos a la espera de nuevos acontecimientos, porque obras son amores y últimamente el sector de la construcción está en crisis, también dentro la iglesia católica.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en Público. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “Jóvenes, monjas…y ultras”.

  1. Francisco Turón Lafuente dijo:

    Nace una nueva congregación, u orden; y además cuenta de entrada con un nutrido plantel de vocaciones femeninas y para más datos jóvenes. Se diría que se ha obrado un auténtico milagro en lo que se refiere a las vocaciones.
    Uno se interesa por seguir de cerca la génesis del hecho y llega a la conclusión de que si Dios existe, también es cierto que a menudo recibe desde la tierra algo de ayuda…
    Tan sólo un par de apuntes:
    – No es nada nuevo el que dentro del seno de la Iglesia Católica el nacimiento de nuevas congregaciones se deba a “reformas” o escisiones de algunas de las ya existentes; pero lo cierto es que éstas han tenido frecuentemente como si dijésemos carácter de OPA amistosa, o bien de disgregación de una parte de la empresa para constiuir una filial ad-hoc que siga respondiendo a los intereses del grupo y las instrucciones de la empresa dominante.
    No ha sido este el caso, que las integrantes de esta nueva orden se han reclutado dejando en precario aquellas de las que proceden y aunque sin ruido ni lavado de trapos sucios en la vía pública lo cierto es que se ha generado cierta marejada en demasiadas santas casas y cristianas conciencias.

    – Es también una constante, y a la historia me remito, que toda idea, proyecto, o tarea capaz de arrastrar la vitalidad de la juventud suele tener como característica principal el radicalismo, tomando el término en la más benévola de las acepciones si se desea, pero con ese carácter a pesar de todo.
    Por lo que se apunta sobre la ideología, tanto de fundadora como de los mentores de esta nueva institución religiosa, y haciendo abstracción momentánea del “signo y tendencia” del radicalismo al que se alude, lo cierto es que la premisa de la ley se cumple con bastante exactitud.

    No deseo entrar en el terreno de las creencias, pero lo cierto es que una especie de duda metódica- tal vez herencia cartesiana- me lleva a pensar que los prodigios y los milagros tan sólo se obran en contadas ocasiones, y que para el resto debe buscarse una explicación digamos más terrenal. Partiendo de esta premisa, no sé, digo yo que el hecho de que la fundadora y promotora de la orden sea hermana de obispo, tenga línea directa con Benedicto XVI y sea bendecida tanto por éste como para los sectores más conservadores y poderosos dentro y fuera de la Iglesia, pueden facilitar la comprensión de este súbito y pujante brotar de la nueva y “atejanada” orden.
    No hay nada nuevo bajo el sol, y sigue siendo cierto que, a veces, algo de lo externo ha de cambiarse para que el nucleo duro de la base interna siga igual.

  2. Txema Albert dijo:

    Dicen los expertos que uno de los síntomas de la salida de la crisis (de la económica…; de la de vocaciones lo ignoro) es la apertura de nuevos negocios. Alegrémonos -¡Oh, hermanos!- de la buena nueva.
    Yo, por mi parte, he tenido sin embargo problemas para elegir un único refrán. Dejo cuatro para que cada cual salpimente a su gusto:

    A Dios rogando y con el mazo dando
    Aunque la mona se vista de seda mona se queda
    Dios los cría y ellos se juntan
    El hábito no hace al monje.

    Y de paso, una canción para buscar por Internet: Los Enemigos – “El Fraile Y Yo” (de obligada escucha)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s