Nos las tomaremos, qué remedio.


Oigo en la radio cómo los empleados de Nissan en Barcelona someten a referendo si aceptan las condiciones exigidas por la empresa si es que quieren realizar en la planta catalana un nuevo modelo de la marca.

Están por todas partes.

Todos coincidían frente a las urnas en que, si no se aceptan las condiciones, la factoría no tendrá futuro. Esto más que votar y decidir no morir, un nuevo ejemplo de las lentejas, aquellas que o las tomas o las dejas.

El Gobierno sigue negociando con los sindicatos aunque la noticia más leída de El País ya tiene una conclusión al margen de las conversaciones: “Cobrar la pensión completa exigirá cotizar 37 años”. Y nos vuelve a poner el plato de lentejas delante.

Malditas sean todas las leguminosas del mundo que en estos tiempos inciertos se nos aparecen por todos lados, eso sí, abriendo siempre la posibilidad de un incierto solomillo que no existe.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El País. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Nos las tomaremos, qué remedio.

  1. José Luis dijo:

    ¡Trágala!… porque en el fondo ésta es la fórmula, la máxima, la consigna.

    Trágala y pon además la “cara de los domingos”, porque eres un privilegiado, que lo que tienes y ahora te ofrecen conservar es mucho en los tiempos que corren, que hay muchos que quisieran llorar por tus ojos, que esto ya se sabía que no podía ser… Trágala y no remuevas nada; date por satisfecho y toca madera, deja que lo peor de la crisis se cebe en los demas…

    Parece ser, y es el signo de los tiempos, que no ya para triunfar, sino para simplemente sobrevivir -es lo que se nos vende- lo prioritario es tener unas buenas tragaderas… y muy poca conciencia.

    Maldices, Tudi, las leguminosas; pero en esto yo voy a ir más lejos: maldito sea el dichoso plato de lentejas al que nos vendemos, tres veces malditos todos aquellos que en este tiempo de preocupación y crisis aprovechan para hacernoslas tragar.

    Se dice que dónde unos ven “problema”, otros encuentran su oportunidad… pero eso también significa, cuando el interés prima y la solidaridad es cero, más que oportunidad podría hablarse de “ocasión”… y el egoísmo y los desalmados la aprovechan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s