“Rumores de ruptura entre Sara Carbonero e Iker Casillas”.


Aseguran algunos analistas de medios que últimamente se ha detectado un curioso fenómeno: las audiencias de algunos medios de comunicación han descendido, pero sorprendentemente los oyentes no se han ido a otros medios, simplemente han desconectado.

Esos mismos estudiosos deducen que, en estos tiempos inciertos y de noticias negativas, la audiencia se va, no cambia un medio por otro: al fin y al cabo la realidad es la que es y poco se puede hacer para mejorarla en una cadena u otra.

Visto así no es extraño que bizqueemos esquivando las noticias de peso informativo y acabemos convirtiendo a “Rumores de ruptura entre Sara Carbonero e Iker Casillas” en la más leída de Europa Press.

Posiblemente el fenómeno puede ir a más: si los analistas de medios tienen razón y, viendo el posible desenlace del llamado “romance del año”, se corre el riesgo de dejar de vender hasta el “Hola”.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en Europa Press. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Rumores de ruptura entre Sara Carbonero e Iker Casillas”.

  1. Francisco dijo:

    Cuando una posible pelea -o ruptura si se diese el caso- de una pareja de novios es noticia, y además la noticia más leída, algo sucede y no sólo con la información, sino en profundidad, en el ánimo del público.
    Estamos hechos de una pasta muy especial, y a lo que significa dolor o implica compromiso, simplemente, le cerramos las puertas.

    El borrar con el devenir del tiempo los momentos que la conciencia guarda con angustia, o el suavizarlos, está en la condición humana y es en buena medida un medio de defensa. Pero esta realidad ha de matizarse, y el matiz está en ese apelar al papel difuminador del tiempo.
    Hacerlo de otro modo, negar la realidad, no es sino una forma de aceptarla, aunque sea por la vía de no intentar modificarla.
    No toleramos cualquier panorama que nos disguste, y como un remedio más -que no lo es en absoluto- matamos al mensajero o practicamos la política del avestruz: si no lo veo, escucho o leo, es como si no existiese.

    Por otra parte, y nada tiene de extraño, las malas noticias solamente se pueden digerir si las estimamos transitorias, accidentales o pasajeras, si frente a ellas cabe oponer un rayito de esperanza. Pero parece que este papel de alivio y cura, el rol esperanzador, siempre es responsabilidad de los otros, que no cae en el ámbito ni de nuestras obligaciones ni de nuestras posibilidades.
    No es cierto, pero lo vemos así y actuamos en consecuencia.

    Por último, habría que contemplar el proceso de hastío y saturación. Es una frase ya en la calle: “para qué poner el `telediario´ si sólo dan malas noticias, se vive más tranquilo y feliz sin saber nada…”
    No es de recibo el conectar la caja tonta o leer el diario o enchufar el loro esperando que alguién nos alegre el día, que piense por nosotros o nos filtre y evite las malas noticias. Esto, además de infantil, es imposible de admitir si no queremos pagar el precio de vivir en un mundo de ficción y permanentemente engañados.

    No es sano recrearse en la queja, la angustia o el pesimismo; pero tampoco lo es desconectar del mundo porque no nos gusta el giro que toman las circunstancias o por simple comodidad.
    Vivimos aquí y ahora, el pretender influir sobre el devenir de los tiempos que nos han tocado no sólo es lícito, sino consecuente y saludable.
    La resignación aliada a la voluntaria ignorancia nunca ha sido un camino, salvo a la deshumanización y a la indolencia: lo que no es de mi gusto, no existe; y si no me afecta, todavía menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s