“Bono abandona el Pleno para reunirse con un emisario de El Pocero”.


Personalmente la escena me parece hasta divertida: el Congreso convertido en un hervidero en un día en que se debatía la nueva Ley Antitabaco, la Ley Sinde o los Presupuestos del próximo año y Bono sale del hemiciclo para mantener un encuentro privado con un representante del constructor Francisco Hernando, conocido como “El Pocero”.

Desmitifiquemos, quien tiene la costumbre de trabajar en el Congreso acaba tomándoselo como quien curra en una cadena de montaje: pase lo que pase se toma sus veinte minutos para comerse el bocata. En este caso el bocadillo no era tal, si no un encuentro con Alfredo Urdaci, responsable de comunicación del constructor, antes conocido por haber sido director de informativos de TVE en la época de Aznar, ya saben, el de “ce, ce, oh, oh”. Seguro que ya han caído.

Hoy la noticia más leída en El Confidencial es: “Bono abandona el Pleno para reunirse con un emisario de El Pocero”.

Por más que la imaginación es mucha, me temo que ni el culebrón venezolano más delirante sería capaz de hilvanar un argumento para este capítulo. Se aceptan sugerencias.

Personalmente la escena me parece hasta divertida: el Congreso convertido en un hervidero en un día en que se debatía la nueva ley antitabaco, la Ley Sinde o los Presupuestos del próximo año y Bono sale del hemiciclo para mantener un encuentro privado con un representante del constructor Francisco Hernando, conocido como “El Pocero”. 

Desmitifiquemos, quien tiene la costumbre de trabajar en el Congreso se acaba comportándose como quien curra en una cadena de montaje: pase lo que pase se toma sus veinte minutos para comerse el bocata. En este caso el bocadillo no era tal, si no un encuentro con Alfredo Urdaci, responsable de comunicación del constructor, antes conocido por haber sido director de informativos de TVE en época de Aznar, ya saben, el de “ce, ce, oh, oh”. Seguro que ya han caído.

Hoy la noticia más leída en El Confidencial es: “Bono abandona el Pleno para reunirse con un emisario de El Pocero”.

Por más que la imaginación es mucha, me temo que ni el culebrón venezolano más delirante sería capaz de hilvanar un argumento para este capítulo. Se aceptan sugerencias.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El Confidencial. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Bono abandona el Pleno para reunirse con un emisario de El Pocero”.

  1. Enrique Pons dijo:

    No puedo evitar la comparación: ¿recuerdan ustedes la última que se lió con unos empleados que abandonaron su puesto de trabajo?…
    Y que conste que no estoy abogando por militarizar el congreso, que esto ya lo intentó Tejero y mejor ni tocarlo; pero reconozcámoslo: estos señores, probablemente los más “públicos” de todos los empleados públicos, son diferentes… o tratan de serlo.

    Abandonar el trabajo unos instantes para ocuparse de una cuestión de ámbito privado o personal no es nada extraño, que por ser, es demasiado habitual y hasta cierto punto comprensible. Pero la cuestión está en elegir el momento y la tarea que se esté desempeñando cuando sucede, como también tiene su trascendencia la imagen que se da a quienes lo presencian.

    Por otro lado, y esto ya tiene delito, no se ha tratado de una mera salida a hurtadillas para un simple café o acercarse a la farmacia; nada de eso. El señor Bono tenía que saberse bajo el microscopio en un día en el que la prensa estaba incluso más presente de lo habitual, y a pesar de todo se dedica a cultivar lo que pudiera llamarse “amistades peligrosas”. No parece que la prudencia y la discreción hayan sido, por esta vez, su fuerte.
    El que Urdaci, viniendo de donde viene y representando a quien representa haya sido su interlocutor, deja muchas interrogantes abiertas… o tal vez no tantas después de todo.
    Cuando un gobierno y un partido de izquierdas aplican la política más feroz de ajuste en lo social que se recuerda, y lo hacen dejando prácticamente sin argumentos y recetas a la derecha; cuando unos y otros se colocan al margen de los sacrificios que piden a la ciudadanía y se constituyen en “casta poltítica”; cuando chanchullos e irregularidades van cayendo del uno y del otro lado… pues lo extraño sería que no existiesen estas relaciones, que la cita de Bono hubiese sido con un colectivo abocado al cierre de su empresa o con un grupo de chavales que no consiguen desde hace años, a pesar de sus flamantes titulaciones, pasar de becarios en precario.

    El hecho puede resultar chocante a primera vista, pero no lo es tanto si se piensa en lo que constituyen prioridades e intereses para quienes sólo debieran contemplar y considerar los de todos.

  2. Txema Albert dijo:

    ¡Que miedo me dan esos encuentros!
    Refrán al uso: “Dime con quién andas y te diré quién eres”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s