“Puigcercós renuncia a dirigir ERC a cambio de la paz interna”.


Los “trescientos años de gobierno de CIU” augurados por Carod Rovira parecen han calado hondo en Joan Puigcercós quien hoy ha hecho público que sacrifica su cabeza por salvarle las posaderas a su partido.

Hoy la noticia más leída en El Periódico es: “Puigcercós renuncia a dirigir ERC a cambio de la paz interna”.

El cabreo del electorado catalán se ha evidenciado en los resultados de las autonómicas: algunos partidos han pagado un precio más alto que otros, mientras los hay que todavía no se creen las mieles recolectadas.

En política liderar comporta ilusionar al electorado y contar con el apoyo de los tuyos, si no se da ni lo uno ni lo otro lo mejor es dar paso al siguiente lo antes posible. A Puigcercós le ha llevado unos días comprender esta máxima.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El Periódico. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a “Puigcercós renuncia a dirigir ERC a cambio de la paz interna”.

  1. Jordi dijo:

    Renuncia, y además lo hace -según dice- para salvaguardar la paz interna. Se trata, por tanto, de un mutis elegante por el foro al parecer. Pero hay más datos a tener en cuenta, que la cuestión no es en absoluto tan sencilla:
    Cuando uno ha cargado las tintas como él lo hizo en la campaña, cuando se pierden la mitad de los votos y los escaños, cuando federaciones dentro de su propio partido andaban pidiendo su cabeza; creo que era inevitable la renuncia.
    Pero no todo se cierra para este político recriminado tanto por las urnas como por su propia gente. Puigcercós seguirá al frente del grupo de ERC en el parlament, y por supuesto seguirá en su escaño en la recién estrenada legislatura: puesto de trabajo asegurado para los próximos cuatro años.
    Estoy seguro que una gestión tan desastrosa en la calle, en una empresa privada, no se hubiese saldado con tanta benevolencia.
    Está claro que la política, cuando se convierte en oficio, tiene sus ventajas.

  2. Roser dijo:

    No es mala ocupación la política; y si no que se lo pregunten al todavía “Molt Honorable” Sr. Montilla : en una época de crisis en la que se recortan pensiones, se reducen salarios y crecen las listas del paro (sin subsidio en muchos casos), el susodicho cobrará con carácter vitalicio una “pensión” de 6.000 euros al mes en justa retribución a los cuatro años que desempeñó la presidencia de la Generalitat.
    Como se apreciará es tremendamente razonable y justo, y eso que no entran en la cuenta “otras pensiones” como las que le corresponden por haber sido ministro del gobierno estatal.

    Deberíamos mirar con más respeto y agradecimiento a nuestra clase política, porque la verdad es que estos hombres y mujeres son unos trabajadores por cuenta ajena (la de todos) de lo más sufrido.

  3. Gonzalo Velázquez dijo:

    Acabo de enlazar con tu propuesta en “twitter” sobre la jubilación a los 60 años.
    Vergonzoso, no me sale calificarlo de otro modo. Si no fuese porque este ejercicio de cinismo es indiscutible y real uno pensaría que se trata de un mal chiste.
    Es una falta de honestidad esta nueva edición del doble rasero: mientras a la ciudadanía se le vende que ha de trabajar algunos años más y que habrán de conformarse con un cálculo a prorrateo de sus pensiones tomando como base un periodo más amplio (con la consiguiente merma del resultado que se obtiene), “ellos” los padres de la patria, los que debieran predicar con Fray Ejemplo, excepcionan en beneficio propio la regla y se aseguran una cómoda posición ante lo que pueda traer el futuro. No sólo necesitarán menos años cotizados, sino que también articulan mecanismos correctores -a cargo de los bolsillos de todos- para cubrir en su caso ese periodo mínimo y casi simbólico de 7 años de cotización.

    No deja de tener su interés el ver que esta nueva oligaraquía, la política, sintiéndose legitimada a todo por el sufragio recibido, se comporte de una manera más oportunista y descarada que la clásica, la económica. Esto no es atribuirse los rendimientos del capital; esto es un auténtico retorno a las desigualdades de casta, un retroceso en lo social que la Ley ampara… claro, que son ellos, precisamente ellos, quienes las alumbran.

    Como dicen los comentarios anteriores, la política no es mal oficio… sólo hace falta tener la cara lo suficientemente dura y creerse mucho mejor que el resto de los ciudadanos.

  4. Tudi Martín dijo:

    Pues así están las cosas Gonzalo, además con poquita repercusión mediática sobre el tema y con todo el mundo guardando silencio sobre el asunto.
    Ni los que estuvieron, ni los que están y ni los que quisieran estar, están interesados en airear la manera en que se gana la vida la clase política (en activo y jubilada).
    Para quien tenga curiosidad anoto el enlace con el artículo de El Confidencial firmado por Carlos Fonseca.
    http://www.elconfidencial.com/tirando-a-dar/jubilarse-olvidese-reforma-pensiones-20101220-6771.html

    y además transcribo algunos párrafos del mismo:

    “Ahora les voy a contar un secreto, el de las pensiones parlamentarias y otras prestaciones económicas a favor de los ex parlamentarios, aprobadas por las mesas del Congreso y del Senado el 11 de julio de 2006, con una modificación mínima el 18 de diciembre de 2007. Son 4 folios del Boletín Oficial de las Cortes Generales (14/07/2006) que les voy a resumir. Sus señorías se pueden jubilar anticipadamente a los 60 años si han cotizado durante 40 y han sido diputados o senadores durante al menos siete.

    Más ventajas. Mientras la cuantía de la jubilación de cualquier trabajador se determina según su cotización a la Seguridad Social durante los quince últimos años de vida laboral (de los 50 a los 65, sin que se tengan en cuenta periodos anteriores), diputados y senadores tienen garantizada la pensión máxima (2.466,20) con once de actividad parlamentaria. Si sus señorías han cotizado antes de su designación o después, pero no les alcanza para dicha cuantía, las Cámaras abonan la diferencia entre el que les correspondería por lo cotizado y el importe máximo.

    Si su señoría tiene 55 años en el momento del cese, no tiene oficio ni beneficio y se queda en paro, las Cortes corren con su cotización a la Seguridad Social hasta completar el periodo necesario para tener derecho a la pensión de jubilación más elevada. Si no dispone de ingresos o patrimonio suficiente tiene además derecho a una ayuda económica hasta que se jubile equivalente al 60% de la asignación constitucional (en esta legislatura 3.126,52 euros mensuales). Les hago la cuenta: 1.875,91 euros.

    Y una última acotación: las Cortes les costean también un plan privado de pensiones mientras mantengan su escaño, en el que ingresan mensualmente el 10% de sus emolumentos. El objetivo, dice el reglamento, “es situar a los parlamentarios españoles en un nivel equiparable a la media de los países en nuestro entorno”.

    Dicho lo que antecede, espero que nuestros representantes den ejemplo y modifiquen con diligencia el actual reglamento para equiparar la edad de jubilación a la del resto de mortales. Durante su mandato deben disponer de medios económicos y materiales suficientes para dedicarse por entero a su tarea que, no olvidemos, es voluntaria y de servicio público. Cuando cesan pasan a ser ciudadanos como cualquiera de nosotros, con los mismos derechos y obligaciones. Haber desarrollado una responsabilidad pública no puede convertirse en un privilegio vitalicio”.

  5. Ricardo C. López dijo:

    Y mientras otro conocido político deshoja la margarita y nos hace especular sobre su decisión – si se postula o no a la reelección- el gobierno que preside notifica al país la subida del salario mínimo interprofesional, que para el año próximo será nada menos que del 1%; lo que habida cuenta de que para este año que finaliza era de 633 euros, representa una meteórica subida nada menos que de: ¡seis euros!
    Esperemos que semejante alegría en la esfera de la macroeconomía no malogre la decidida política emprendida de contención del gasto para salir de la crisis…

    Un uno por ciento, seis euros, y se supone que para el cálculo se tienen en cuenta la elevación de los precios y que su función es amortiguarla.
    Pues apañados estamos; no sé cómo hace las cuentas quién sea responsable, porque seis euros no dan ni para seis cafés. Claro, que tal vez, bien pensado, puede ser que en el marco de esta moral de contención del gasto y sacrificio obligado, esto de los cafés sea un vicio perfectamente prescindible. Va a ser esto.

    El cálculo, la cifra anunciada, constituye una más de las que nadie puede comprender, y menos a tenor de lo que en estos días vamos sabiendo y se está contando sobre las concepciones de su propia situación que hacen sus señorías y los gestores de lo público.
    El despropósito que supone la disociación entre el mundo en que viven nuestros gestores políticos con la realidad más sangrante de la calle, inevitablemente abocada a semejantes precarios, está servida.
    Se diría que se decreta y legisla para un país ideal, mientras que la crisis la sufre y la paga el real, al que no le queda otra que acatar las normas y sufrir con resignación las consecuencias… mientras el cuerpo aguante.

    No se trata de hacer tremendismo, pero uno a veces, inevitablemente, recuerda con cierta nostalgia la toma del Palacio de Invierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s