“Agosto 2008, 30.289 euros; octubre 2010, 17.118 euros”


Es normal que las personas adaptemos nuestro nivel de vida a nuestro nivel de ingresos. Imaginemos, ¿qué pasaría si te rebajaran el sueldo un 40 por ciento en dos años?

Como escogiste una casa de acuerdo con tu sueldo, seguramente no podrías pagar la hipoteca con la misma comodidad. Incluso si en su día elegiste una vivienda que ponía al límite tu cuenta bancaria, quizás te verás obligado a cambiar de casa. Lo mismo pasa con el coche, con el colegio de los hijos, con la mutua de salud…

Hoy la noticia más leída en El Periódico es “Agosto 2008, 30.289 euros; octubre 2010, 17.118 euros”

Como decía al principio, es normal que las personas adaptemos nuestro nivel de vida al nivel de ingresos. Los controladores, aunque privilegiadas, son personas. No lo olvidemos.

¿No hubiera sido más sensato cambiar las condiciones laborales de acceso a la profesión en lugar de ensañarse con los que, por el descontrol de los de antes y de los de ahora, cobran quizás más de lo merecido?

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El Periódico. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “Agosto 2008, 30.289 euros; octubre 2010, 17.118 euros”

  1. Jaime Lamana dijo:

    El mundo es cambio y la existencia movimiento; y hay que tenerlo claro y asumido. La estabilidad entendida como monolítica, como meta alcanzada, es una falacia en cualquier aspecto de la vida.
    El equilibrio debe entenderse en clave dinámica, basado en la continuidad de la esencia, no de la forma; una concepción estática sólo conduce a la frustración y el nihilismo.
    El cambio ha estado siempre aquí, con nosotros; y para comprenderlo basta pensar en que el progreso y la evolución; la revolución incluso, en definitiva no son sino eso: cambio.
    Es inevitable en muchas ocasiones sentir vértigo cuando las cosas se mueven deprisa, y ésta sería la otra cara de la moneda; pero fiar en que no se moverán es engañarse a uno mismo. Incluso aquello que estimamos debe permanecer requiere un esfuerzo, una voluntad de conservación, un cuidado.
    De no hacerlo así, nada puede darse por cerrado, por hecho ni seguro; nada permanece.

    Sin caer en el dogmatismo cerrado, no suscribiendo por completo y a pies juntillas ninguna de ellas, se constata que hay más verdad en el “πάντα ρει” -todo fluye, todo cambia, todo se mueve- que enunciara Heráclito que en esa realidad inamovible e inmutable que concebía Parménides como modelo para el hombre y el universo.

    Todo se mueve, y no siempre lo hace ni en el sentido previsto ni en la dirección deseada; y esta realidad es la que puede pasarnos factura.
    Cualquier cambio que sea “a más y mejor” es natural asumirlo e integrarlo; pero cuando es preciso o nos viene impuesto el ceder en lo que suponíamos logros alcanzados y seguros, cuando toca apearse de los proyectos y ceder en lo que consideramos estatus adquirido, el proceso no resulta tan sencillo. Y esto es asi porque hay cambios que no debieran producirse, que no tienen demasiada lógica ni sentido, que no traen progreso sino involución.
    Pero incluso entonces, la capacidad de adaptación en sentido amplio, aún recogiendo la voluntad de lucha frente a lo que no nos gusta, es una garantía de supervivencia; y esto a menudo parece que se nos olvida.

    Las situaciones que se plasman en la realidad deben ser tomadas en consideración, nos gusten o no. Formamos parte del mundo y estamos integrados, nos guste o no, en esa realidad. De nada sirve negar los hechos, pretender que no han pasado o permanecer al margen, porque estas actitudes no son sino formas de autonegación, de alguna manera un suicidio.

  2. Txema Albert dijo:

    Y aun dice que el pescado es caro.

  3. manuel (10 años) dijo:

    no me parece bien yo no me he peleado con nadie y con los amigos menos, no se pueden decir estas cosas.
    y de paso feliz navidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s