“Preservativos rotos, mentiras y celos. La historia de Assange y dos mujeres”.


Se rompe un condón. Julian Assange (fundador de Wikileaks) sigue con el acto sexual a pesar de que Anna le pide que pare. Tres días después ella organiza una fiesta en honor del presunto autor del abuso.

La segunda denuncia viene de la mano de Sofia, una conocida de Anna, con la que también mantuvo relaciones sexuales.

Ambas acuden a denunciar el mismo día, el 15 de agosto.

Hoy la noticia más leída en el diario El Mundo es: “Preservativos rotos, mentiras y celos. La historia de Assange y dos mujeres”.

Es evidente que hay algo que no cuadra en este culebrón pero resulta difícil pensar que pueda tratarse de una maniobra orquestada por alguien que tenga dos dedos de frente.

¿Se ha entregado Assange a causa de esta delirante historia o ha pactando su propia entrega para evitar el cerco al que estaba sometido? Prefiero pensar que se trata de lo segundo, sino alguien habrá demostrado ser tonto de diploma.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en El Mundo. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “Preservativos rotos, mentiras y celos. La historia de Assange y dos mujeres”.

  1. Fila Cero dijo:

    No hay secreto que se mantenga durante mucho tiempo, y menos cuando el asunto reviste esta notoriedad. Saber, sabremos; aunque ahora tal como apuntas algo no cuadra en esta entrega de la saga wikileaks, la que ha convertido a su director en protagonista. Ni Hitchcock se atrevió jamás a tanto, que el mago del suspense se limitó a aparecer en sus creaciones como un mero figurante.

    No está, hoy por hoy, nada claro lo sucedido; resulta algo extraño y forzado el cariz que han tomado los acontecimientos.
    Por un lado sigue viva en la memoria y vigente la historia de Al Capone, ya saben, a falta de otro medio a nadie le ha salido nunca tan caro evadir impuestos.
    Por otro lado los pactos, desestimientos y acuerdos, la elección del mal menor cuando se está en búsqueda y captura y el grifo del dinero ha dejado de fluir, puede ser algo más que una simple opción; quizás la única salida.

    No sé porqué, pero tengo el pálpito de que aunque Assange guarde silencio la cosa reventará por las chicas, que tarde o temprano, por simple cuestión de dinero, o por tratar de hacer carrera, o tal vez a consecuencia de alguna oscura maniobra para sellarles los labios, alguna de ellas largará lo que ahora calla.
    Tomen asiento, pasen y vean… cuestión de tiempo, que la expectación y el gusto por el más difícil todavía sigue estando ahí.

  2. Txema Albert dijo:

    Cuando cerró Napster, aquel primer portal de descargas, la industria discográfica respiró tranquila pensando que “muerto el perro se acabó la rabia”. En realidad, ni siquiera lo cerró un juez, lo compró una discográfica alemana para dejarlo morir poco a poco. El perro se murió, sí, pero aquel catarro se ha convertido con el tiempo en su epidemia. La Industria aun no ha encontrado la vacuna y no ha sabido adaptarse al nuevo hábitat. Así le va…

    En el caso Wikileaks me temo que al PODER le va a pasar lo mismo. Donde antes solo había un servidor desde el que obtener la información, ahora ya existe unas decenas (que mañana serán centenas y pasado miles) de servidores que la replican y la difunden. Quizás “los que mandan” siguen pensando que los demás (los mandados) somos tan tontos que ni siquiera nos damos cuenta de cuándo se les va la mano. Putin usa el Polonio-210 como elemento disuasorio radical contra los disidentes (una especie de “Cucal anti espías”); la CIA –siempre más proclive a convertirlo todo en una película de James Bond- parece haber recurrido al Putanio-2010, a juzgar por la conspiración de sexo y lencería de lujo en la que pretende enredar a Julian Assange. Inútil, aun le añaden más morbo al asunto.

    “Los tiempos están cambiando”, dejó dicho Dylan antes de volverse manso. Y aunque cambien para no cambiar, algo se transforma en el camino, sobre todo si hay chips y wify de por medio. O el PODER reacciona (aunque no dudo que lo hará) o cuando se de cuenta les llegará el agua al cuello; de momento solo se le han mojado los calcetines.

    Yo, aunque no sepa ni papa de inglés, no quiero resistirme a tener mi propia copia y darle al botón de “Download”. Lo hago solamente por el place de joder, como esas películas que te descargas, pero que nunca acabas viendo y duermen el sueño de los justos en una esquina del disco duro. El caso es descargar, porque.. “quien hace un cesto hace ciento”.

    • Tudi Martín dijo:

      Se acabó la inercia: vivimos en una sociedad maravillosamente cambiante en la que hay que demostrar inteligencia y adaptarse.
      No sólo las personas anónimas nos vemos obligadas ha extremar el ingenio; le ha llegado el turno a los países, a las empresas, a los mercados…y eso es positivo, les hará más flexibles y menos anquilosados, preparados para no venirse abajo con el próximo empujón.
      Wilileaks aporta la constatación de que, en un mundo global y tecnificado, la privacidad no exite: tendremos que (además de ser más adaptativos) ser más francos y mejores gestores de nuestros propios objetivos. Los países, las empresas y los mercados también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s