“La Guardia Civil obligó a algunos controladores a trabajar a punta de pistola”.


Decir que los controladores aéreos trabajan con “absoluta normalidad” es incierto. Una cosa es decir que se ha reanudado la actividad y otra muy distinta es que se esté desarrollando sin incidentes: trabajar rodeados por guardias civiles armados no es normal.

Hoy la noticia más leída en el diario Público es: “La Guardia Civil obligó a algunos controladores a trabajar a punta de pistola”.

Las aguas no volverán a su cauce hasta que no se templen los ánimos, pero el ministro de Fomento, José Blanco, no entiende el significado del verbo “templar” y ya ha anunciado una obviedad, “ahora toca hacer justicia”. Justicia hay que hacerla pero quizás no sea necesario avisarla como si de una amenaza se tratara.

José Blanco ha suspendido su viaje a China del domingo. Con el daño que su actitud beligerante está haciendo desde hace muchos meses en la gestión de este conflicto, sería deseable que volara a Pekín ya mismo. Esperemos que se haga justicia. En todos los frentes.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en Público. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a “La Guardia Civil obligó a algunos controladores a trabajar a punta de pistola”.

  1. José Luis dijo:

    La Justicia es mucho más que una simple palabra, y tal vez merezca la pena reflexionar un poco sobre su alcance y su significado.
    Entendida como retribución por vía de sanción a un comportamiento o postura socialmente reprochable deben contemplarse tanto la intencionalidad (dolo) como la responsabilidad por negligencia (culpa).
    Contemplada así la Justicia no debe ni puede quedarse en la sanción que se impone, sino que también, necesariamente, debe atender a la reposición del daño causado y a la indispensable función educadora para evitar reiteraciones en las conductas penadas.

    Ignoro qué medidas concretas saldrán de las privilegiadas mentes de quiénes nos gobiernan y sus reputados, numerosos y bien retribuidos asesores; pero me temo que desde esta definición de Justicia distarán mucho de ser coherentes.
    Por otro lado la posible convocatoria de una huelga -esta vez “legal”- de controladores para el mes de agosto ya define la postura de la otra parte; también huérfana de toda intencionalidad correctora.

    Si analizamos los hechos ocurridos la acción de la Justicia debería extenderse a ambos lados, porque por ambos lados se han producido conductas y errores que caerían tanto en la esfera de la mala fe como de la más absurda e imperdonable neglicencia.

    No creo ni me gusta la solución “a punta de pistola” tutelada por la Guardia Civil, porque no me parecen de recibo la cordura ni la justicia impuestas de semejante forma; pero si es a esto a lo que se llega… la Benemérita tendría también que hacer acto de presencia en algún que otro Ministerio y Dirección General.

  2. Txema Albert dijo:

    ¿Pero alguien puede imaginarse que un guardia civil sacara la pistola del cinto para obligar a un o una controladora a ponerse delante de un monitor? ¿Tan en precario están los límites y atribuciones, las obligaciones y derechos de cada cual en este país? ¿Ya no distinguimos la realidad de la ficción televisiva? ¿Nos creemos cualquier cosa que se diga en una radio o en una televisión o se lea en un periódico o en una web?

    Dentro de nada nos volverán a contar que los burros vuelan y sólo nos preocupará saber si necesitaremos más controladores para regular sus despegues y aburrizajes.
    Ya se sabe: “Más vale pájaro en mano que ciento volando”

  3. Javi Hernández dijo:

    La hipérbole, esa manera literaria de dar fuerza a los hechos que se presentan en público, es un recurso sobradamente conocido y sin duda efectivo. Pero en ocasiones, como ahora, también puede resultar una práctica peligrosa, porque todo cuanto crispa y desfigura la realidad lo es.
    Ya resulta de por sí bastante gráfico y significativo el que haya que recurrir a las fuerzas de orden público para garantizar el funcionamiento de un servicio indispensable; pero de esta anómala situación a cargar las tintas adornándola con detalles de puro morbo, hay y debe haber un abismo.
    Creo más bien que la presencia de los tricornios en las torres de control cumple una doble función: para los controladores es la manifestación de que la ley está por encima de lo que puedan ser sus intereses y debe en todo caso respetarse y cumplirse; para el público (electorado) pretende ser una demostración de capacidad y solvencia de quiénes nos gobiernan, una forma de hacerse perdonar la imprevisión y la estulticia demostradas en todo este asunto.
    Discutibles y tristes ambos mensajes, dramáticos y patéticos al tiempo.

    El cuadro esbozado tiene ya en sí mismo bastante impacto y el cargar las tintas y exagerar las cosas es además de inoportuno, innecesario.
    El autor del titular al recoger las airadas declaraciones del lider sindicalista se ha convertido, a sabiendas, en un instrumento más en esta escalada de crispación y desencuentro. La garra y la fuerza de una noticia no justifican acudir a recursos fáciles y demagógicos. Se echa a faltar, una vez más, algo de ética y sentido común en el tratamiento de la información.

    Enlazando con ese espíritu práctico empapado de sabiduría popular que se plasma en el comentario anterior podría recordarse aquello de : “difama, que algo queda” para unos y : “el que no acude a la goterá, acudirá a la casa entera” para los otros.

  4. Mateo Rincón dijo:

    Esto no hay ya quién lo entienda ni lo remedie. Se nos ha ido la olla completamente, todas las palabras que saltan al aire están cargadas como granadas y nadie ve sino la parte que le interesa.
    Unos, los controladores, tras la huelga salvaje se escudan en su dignidad herida y sus derechos lesionados. Se presentan -ahora-como coaccionados y obligados a la fuerza a reasumir sus funciones.
    Los otros, los políticos, tras su torpeza toman medidas inauditas y desproporcionadas que ya no resuelven nada y lo complican todo. Se rasgan las vestiduras por la ofensa y el daño causado a los usuarios, el mismo que ellos no han sabido ni querido evitar.

    Se escribe y se habla manipulando, se busca el golpe de efecto y descalificar al contrario; se utiliza a la opinión pública como arma y al ciudadano como coartada.

    Y entre todo esto se dan paradojas insospechadas, como la de que un político que ha vivido largamente del Estado en diversos cargos, Ignasi Guardans, llame a una forma de violencia, el acoso o mobbing, contra los controladores en twitter: “Si conoces a un controlador aéreo, sácalo de su cómodo anonimato entre sus vecinos. Hacen daño a ciudadanos inocentes escondidos en la masa”.

    Nada ni nadie están en su lugar, la cordura -ella sí- parece haber volado y marchado lejos.
    Esperemos que vuelva y se manifieste.

    • Tudi Martín dijo:

      Da gusto leerte Mateo. Hace una década teníamos el derecho de ser informados, hoy día, con las nuevas tecnologías, tenemos el deber de informarnos.
      En estos día hemos oído en boca de personas tan diversas las mismas frases (contruídas exactamente con las mismas palabras) que no deja de sorprender lo fácil que le resulta a la mayoría adquirir pensamientos ajenos.
      Quizás va siendo hora de tener criterio y voz propia.

  5. Paco dijo:

    Todos nos hemos quedado de piedra ante la imagen de esa controladora que entre lágrimas contaba ante las cámaras su experiencia: ver aparecer a la Guardia Civil en su trabajo.
    Blanca Uriarte narraba que se sintió presionada y coaccionada, y nos ponía un nudo en la garganta.

    Pero en la tele no sale todo, que algunas cosas no se cuentan. El párrafo que entrecomillo a continuación está sacado de un blog de la Guardia Civil (no sé si legal o perteneciente a esos otros sindicalistas prohibidos del cuerpo): www. forodelguardiacivil.com y en él un guardia de Palma habla de nuestra controladora y cuenta:
    “Probrecita la Sra Uriarte, muy impresionada con la actuacción de los miembros del Cuerpo, tanto que le han dada ganas de llorar lagrimas ficticias frente a los medios de comunicación, Está tipeja suele hacer uso de su tarjeta aeroportuaria en los controles a los cuales no tiene acceso para acompañar a familiares y amigos dejando muy claro su condición de controladora, y que puede tirar de contactos y hacer lo que le venga en gana. Que cada uno tenga su merecido y en las horas de reciclaje les enseñen ética y comportamiento.”
    Como suele decirse: ¡manda cojones, vaya con las lágrimas!

  6. Ricardo G. Lomas dijo:

    No puedo justificar la acción de los controladores; fue una huelga ilegal y un plante con todas las letras, sin duda una acción reprobable.
    Pero tampoco puedo dar por buenas las medidas que se han adoptado. Tanto el estado de alarma como el decreto están siendo colocados bajo sospecha de inconstitucionalidad.
    Algunos prestigiosos juristas, como Jesús Santaella (ex-Secretario General Técnico del Mº de Justicia con UCD), Pedro Cruz Villalón ( ex-Presidente del Tribunal Constitucional y hoy destinado en el Tribunal de Justicia de Estrasburgo) y el catedrático Enrique Álvarez Conde, estiman que el gobierno se ha extralimitado. Argumentan que según reza el artículo 117.5 de la Carta Magna, “la ley regulará el ejercicio de la jurisdicción militar en el ámbito estrictamente castrense y en los supuestos de estado de sitio”; pero no es de aplicación al estado de alarma, cuya proclamación es también discutible.
    Las medidas adoptadas pueden considerarse “legales” en opinión de estos juristas, pero su constitucionalidad es más que dudosa, lo que las haría susceptibles de ser declaradas nulas de pleno derecho y consiguientemente el gobierno debería retirarlas.

    No se sabe en qué acabará todo este asunto, pero está cada vez más claro que la legitimidad de lo que se ha hecho por ambas partes es bastante dudosa. Hubiera sido infinitamente más sencillo solucionar el problema con tiempo y de raíz, sin tener que recurrir a deslizarse sobre filo de la navaja legal y dejar permanentemente las espadas en alto.

  7. Alfredo Royo dijo:

    Estoy convencido que la jugada de la privatización de AENA es lo que da origen a esta historia. Por cuestiones profesionales he tenido contacto con las diversas partes involucradas en el conflicto y por ahí van los tiros. Los controladores andaban paranoicos perdidos sobres posibles trampas que les hiciesen perder su posiciòn laboral…AENA y fomento andaban mascullando el plan para desmontar el tinglado y pasarlo a la empresa privada, los militares preparándose para lo que tenía que llegar…
    un clima irrespirable que alcanza su punto de no retorno con el anuncio de la privatización a las puertas del más esperado de todos los puentes: ¿en serio no tenían otra fecha para comunicarlo?.

    Los controladores han sido unos pardillos y han entrado al trapo como ciegos; van a ser defenestrados para ejemplo de todos los que no se cuadran a las órdenes del gobierno. La sociedad española, cabreada por la crisis, va a tener su terapia, sacrificio humano y sangriento. Se va a hacer carne del que tal vez sea el único colectivo más puesto a caldo que el de los polìticos.
    Asi el gobierno ZP convierte un marrón, el conflicto inevitable que significa la privatización, en un punto a favor, y de paso saca de la chistera un tema que desvíe la dirección de los palos dirigidos al gobierno. Hace que los controladores canalicen y focalicen la mala leche de todos hacia “unos cabrones que ganan un montón y además lloran”. De paso el ministro de Fomento recupera su imagen como un gestor con decisión que hizo bajar la cabeza a esos cabrones de los controladores…
    Hay demasiados discípulos zotes de Maquiavelo, y algunos están en el gobierno.

    • Tudi Martín dijo:

      Alfredo, con tu pincelada es más fácil adivinar el cuadro. Es delicado contar lo que tú explicas porque la moda de estos últimos años (por aquello de no tener que pensar demasiado) es colocar etiquetas y habrá quien se apresure en pegarnos justo la que quizás no es.
      En fin, cosas de la libertad de expresión ¿no te parece?.

  8. Baldo González dijo:

    Me parece que no vamos bien, que hasta la justicia ha tomado parte, sí, parte al lado de unos quiero decir.
    Leo en revista80dias.es que se han abierto unos 442 expedientes disciplinarios a controladores y que la fiscalía de Madrid ha abierto dilegencias por presunto delito de sedición y que irá llamando a testificar a los controladores filiados en los hechos de los pasados días.
    Nada se ha hecho público por el otro lado: nadie de director general para arriba ha explicado el porqué del fracaso de las negociaciones ni las razones que llevaron a publicar el decreto en vísperas de este puente. Como es natural tampoco hay nadie que haya asumido la responsabilidad política por la que sin duda ha sido una gestión desastrosa.
    La justicia suele decirse que es ciega, pero en este caso a mí se me antoja bizca: sólo mira para un lado.

  9. José Juan Canales dijo:

    Estos días la información y la desinformación rondan por todas partes. Conocemos los hechos, pero no sabemos las causas que los han traido. Para formarse una opinión resulta necesario buscar las voces de quienes tienen algo que contar y que no suele salir en los telediarios.
    Desde el gobierno se dice: “Venimos actuando con firmeza y determinación durante más de un año para acabar con los privilegios de un sector de personas que permanentemente plantea problemas a nuestro país” y enseguida sabemos a qué colectivo se refiere, pero nos queda la siguiente duda:

    ¿Podría aplicarse la misma determinación para templar a los banqueros que ya han ejecutado desahucios en número de 200.000 por impago de hipotecas poco después de haber recibido cuantiosas ayudas con dinero público?

    ¿Es de aplicación también el propósito para con los inversores con los que se reunió ZP en New York y que han reaccionado especulando con nuestra deuda pública y sacándole intereses que tripilican los inicialmente pactados?

    ¿Se refiere a los altos cargos políticos que con siete años de cotización ya consolidan pensiones máximas y a los que no afectan las incompatibilidades y que desconocen la crisis?

    ¿Sería de aplicación al propio Gobierno que ha violado acuerdos sindicales para bajar el sueldo a los funcionarios, ha congelado las prestaciones a los pensionistas, ha eliminado la ayuda por nacimiento de hijos, ha eliminado el subsidio a los parados sin sustento, ha incrementado el IVA y privatiza empresas y loterías?

    Uno en su cándida ingenuidad hecha de menos pronunciamientos y soluciones que aborden estos asuntos.

  10. enrique (10 años) dijo:

    Me parece un poco mal que los Españoles tengan que irse a Argentina para poder trabajar. deberian tener trabajo aqui.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s