“Wikileaks ya tiene a su próxima víctima: un gran banco de EEUU”.


El botox de uno, la hipocondría de otro, pagos por aceptación de presos…parecen cotilleos de escalera y sospechas confirmadas más que filtraciones del servicio secreto de los EEUU. Como en las buenas películas, alguien está dosificando la tensión del guión para llevarnos a un fin apoteósico.

Los llamados “cables” de la Wiki de las Filtraciones (Wikileaks) no han hecho más que comenzar  y su fundador Julian Assange adelanta el argumento de la próxima entrega: malas prácticas de un banco muy importante estadounidense y documentación reveladora sobre grandes empresas farmacéuticas.

El “guionista” Assange encripta su correspondencia, da nombres falsos en los hoteles, cambia constantemente de móvil y está acostumbrado a correr desde que de pequeño huía con su madre para alejarse de su padrastro.

Hoy la noticia más leída en el diario Público es: “Wikileaks ya tiene a su próxima víctima: un gran banco de EEUU”.

Con una historia como está ¿quien va a pagar por una entrada de cine? En principio puede parecer divertido todo este destape informativo pero ignoramos su auténtico alcance ya que desconocemos cómo afectará a las relaciones internacionales en un futuro cercano.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en Público. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a “Wikileaks ya tiene a su próxima víctima: un gran banco de EEUU”.

  1. Manel dijo:

    Al más puro estilo Homer Simpson, que dijo aquello de: “ebrios patanes del jurado”…
    y la cagó.

    ¿Quién puñetas se habrán creído que son estos sabios de la hamburguesa, la coca-cola y el bourbon para andar poniendo etiquetas a nadie?
    Ahora la Clinton y la Rice se llevan las manos a la cabeza y demonizan a Wikileaks; pero muy al estilo USA omiten y olvidan que la munición, los datos que se publican, se cargo bajo su responsabilidad.
    No se trata de la existencia de perfiles, tanto de amigos como de rivales, que esa recopilación para estudio es, en parte, comprensible. Lo llamativo es la ligereza de los comentarios, el tono irónico-jocoso-festivo con que se han rotulado las etiquetas.
    Es bueno conocer, saber, que se haga público; pero da cierta vergüenza ajena comprobar la falta de profundidad del análisis y lo injustificado de las opiniones.
    Que con esas premisas se justifiquen las presiones y chantajes, esas formas que los chicos al servicio del Tío Sam ejercen con tanta soltura… son para, siguiendo con Homer, exclamar aquello de ¡ouu!.
    En parte espectaculo, en parte espacio para la reflexión: ¿a esto se dedican los paniaguados del país más poderoso de la tierra?

  2. Txema Albert dijo:

    ¿Y no corremos el riesgo de inmunizarnos? Me explico: A base de comprobar que nada cambia –se conozca o no su existencia- acabemos admitiendo (y asumiendo) que nada cambia, aunque su existencia se conozca. Pongamos como ejemplo el de la corrupción de ciertos políticos en nuestro país. ¿Alguien cree que el caso Gürtel le pasará factura al PP? Yo, por mi parte, ya adelanto que no, que en absoluto. ¿Dejaron de ganar los del GIL en Marbella? ¿o Esperanza Aguirre en Madrid después del episodio de los tránsfugas que le dieron un poder que aun mantiene y mantendrá? ¿Acaso no ha vuelto al gobierno en Cataluña el “Partido del 3 por ciento”?
    ¿Por qué va a ser diferente ahora con Wikileaks? “Tal que hoy hará un año”… y los servicios de inteligencia, los centros de decisión del Poder (o sea, los que cortan el bacalao), etc, habrán vuelto a las andadas, después de habernos hecho creer que todas esas manipulaciones solamente tienen como pretexto nuestro bien.
    ¿No tenemos acaso el ejemplo cercanísimo de la crisis económica? Los mismos que la causaron (eufemísticamente denominados ahora como “los mercados” –rótulo tras el que se amparan señores y señoras con nombre y apellidos, familia, coche, bigote y demás…-) son los mismos que nos llevaron al punto en el que estamos. Y no contentos con eso son EXACTAMENTE los mismos que dicen ser los únicos capaces de sacarnos del embrollo… “si seguimos sus instrucciones”. ¿Qué ha quedado de la propuesta de acabar con los paraísos fiscales? ¿Ha vuelto alguien a oír hablar de ella?
    Tras unos días de revuelo, las aguas volverán a su cauce a la espera de la siguiente marea y, quien más y quien menos, regresaremos cada cual a su afán y aquí paz y después gloria. Porque el problema es el de siempre: la gente tenemos las preguntas pero raramente las respuestas. Y si las tenemos, éstas no son muy optimixtas (con x de mixta…).
    Yo, para variar, tiro de refranero: “Todo el mundo va a lo suyo, menos yo que voy a lo mío”.

    • Tudi Martín dijo:

      Pues sí Txema, aunque leyéndote una se siente una ilusa resentida: ilusa porque renuevo varias veces al día mi capacidad de sorpresa y resentida porque, llegado el momento, no se me olvidan los acontecimientos de los cuatro últimos años. Gracias por los refranes.

  3. Jaume dijo:

    Nunca pasa nada.
    Nunca pasa nada y es así porque pocas cosas hay capaces de provocar una nueva toma de la Bastilla, o tan siquiera otro Watergate. De la información a la indignación, y de ésta a la conciencia y la acción hay un camino lleno de malas hierbas y zarzas de puro intransitado.
    El escándalo que está suponiendo wikileaks tiene su tiempo medido y contado, y ello a pesar de la sabia dosificación -con cuentagotas- que está siguiendo el administrador de semejante fuente. La sociedad de la información en que supuestamente vivimos impone también sus reglas menos confesables, y la “actualidad” como renovación constante es una de ellas.
    Lo que la filtración wikileaks pone al alcance del público puede ser información ( que se dice que es poder) y sabrosa sin lugar a dudas, se trata de un airear trapos demasiado sucios; pero no traerá consecuencias dignas de tal nombre, no en repercusiones positivas para la gente común que somos la gran mayoría.

    En el propio lema de la CIA, ” el saber nos hará libres”; pero nadie contaba con lo efímero de ese saber, con la constante y necesaria renovación que los medios imponen a lo que se entiende por actualidad. Uno cree a veces que hasta un nuevo descubrimiento de América pasaría de moda a las pocas horas o todo lo más algunos días.
    Establecida esta dinámica a nadie parece importarle el que la información no sólo debe consumirse, sino que también ha de digerirse; y esto ya queda en otra esfera, es otra cuestión.

    Wikileaks es un supercotilleo que nos sorprende y hace más pasable la sobremesa o ese tiempo que el trabajo y las cuentas domésticas nos dejan libre; pero no va mucho más allá.
    Se trata, y esto es lo terrible, de otra burbuja mediática basada en hechos reales, pero al fin y al cabo condenada a ser una variedad más de espectáculo.

    Tal como apunta Txema en el comentario anterior, estamos demasiado ocupados en lo nuestro, en la práctica necesaria y habitual de demasiadas formas y variedades de supervivencia; demasiado absortos como para que lo que ahora se airea y ventila pueda hallar un hueco digno de tal nombre en lo que son nuestros propósitos y planes de acción.
    Queda pues la sorpresa y el cotilleo, tal vez algo de latente indignación en los casos más concienciados… pero nada más. Nunca pasa nada y como suele decirse: “siempre que pasa igual, sucede lo mismo”.

  4. Mireia dijo:

    Cambian los tiempos; ya no sirve de nada acusar al crítico molesto de alta traición diciendo que “trabaja para el otro lado”; tal vez porque en estos tiempos lado que merezca tal nombre ya sólo queda uno:”et pluribus unum” para ser exactos.

    Ahora se recurre a proyectar el largo brazo del poder amparado en otras acusaciones: las que puedan ser asumidas por cualquier tribunal y la opinión pública acepte y comprenda. Pero el propósito es el mismo, hay que silenciar esa voz…como sea.

    El sexo como ingrediente sórdido y la fría e impersonal participación de un tribunal sueco como instrumento; el molesto e inoportuno canario cantor como objetivo. Para que luego digan que estos chicos no saben hacer bien las cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s