“Sara Carbonero se aumenta el pecho”.


Hoy la noticia más leída en el diario La Vanguardia ha sido: “Sara Carbonero se aumenta el pecho”.

Había otras menos relevantes como el Premio Cervantes a Ana María Matute o el aumento de la tensión entre las dos Coreas, con envío de dos portaaviones americanos incluido, pero finalmente la sensatez se ha impuesto y la periodista deportiva ha captado la máxima atención informativa con dos implantes mamarios.

Ha luchado encarnecidamente con Obama indultando a un pavo gordísimo y con la Miss Mundo Alicia Machado pidiendo “paz entre las dos chinas”, pero Sara ha podido con todos ellos.

En honor a mi buen amigo Txema Albert, gran amante de los refranes, acabaré esta entrada con uno de ellos: “pueden más dos tetas que dos carretas”, aunque sean de silicona, las tetas claro.

Anuncios

Acerca de Tudi Martín

Siempre comunicamos, incluso cuando no lo pretendemos. La comunicación lo es todo y escuchar nos hace mejores. Desde esa convicción no me canso de prestar atención a quienes tienen cosas que contar. Gracias por la visita.
Esta entrada fue publicada en La Vanguardia. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a “Sara Carbonero se aumenta el pecho”.

  1. Marisa Castell dijo:

    No hay nada como chequear la actualidad para ver qué es lo que de verdad nos importa. Ha quedado clarísimo.
    Y ya que va de refranes, dejaré dos: “Sobre gustos no hay disputas” y “para gustos, colores”.

  2. Giner Aranega dijo:

    Será cuestión de gustos, pero yo todavía, con permiso de la Carbonero y su chico, añadiré otro: “Pecho que la mano no cubre, más que teta es ubre”.

  3. Txema Albert dijo:

    Compruebo (con tristeza) que mi querida Sara ha sido –una vez más- incomprendida. El hecho de que este dechado de virtudes que resulta ser la joven periodista haya tomando, justo esta semana, tan drástica decisión se debe a dos razones fundamentales, una a corto plazo y otra a largo.
    A corto, se debe, a la necesidad de desviar el foco de la actualidad informativa y que no todo se centre en ese clásico liguero que es el C. F. Barcelona – Real Madrid, que copa hasta el hastío y el agotamiento cualquier titular en prensa, radio, televisión, internet y telepatía. No sé vosotros, pero yo, cada vez que se acercan fechas similares acabo más que “ahíto de tanto parchear y tanto pito” (que decía un personaje de “La Venganza de Don Mendo”). Así que, en habilidosa maniobra de distracción, la buena de Sara ha cortado por lo sano (dicho sea sin segunda intención) y tomado medidas (que en adelante imagino serán 90-60-90).

    Y a medio y largo plazo, Sara Carbonero no ha hecho más preocuparse del bienestar económico y social de este país, incrementando su gasto personal (en este caso, pagado a escote) y con ello facilitando el aumento de la masa monetaria en circulación, no solamente en lo abonado a tan afortunado cirujano, sino, incentivando de paso el gasto del resto de interesados en comprobar el resultado final de tan audad acción, vía adquisición de revistas (que, a no tardar, se pelearán por demostrarlo), consumo de horas televisivas (aumento de gasto energético), consumo de cafés, cervezas y refrescos –gaseosos o no- en bares y cafeterías… y demás demanda arrastrada que, en infinidad de tertulias, ellos y ellas, vosotros y vosotras, nosotros y nosotras daremos cuenta durante días y días.

    Es más, me atrevo a afirmar que, cuando dentro de unos años, los economistas más sesudos hagan recuento de los hitos y medidas que rescataron a nuestra economía del colapso en que se encuentra, no habrán sido las decisiones de la señora Merkel, ni del conservador Cameron, ni siquiera de J.L. Rodríguez Zapatero (de Rajoy no se sabe, no contesta…) las que se consideren transcendentales y exitosas. No. Habrán sido unos pocos gramos silicona –colocados en el sitio y el momento oportuno- los que, con su efecto dominó, nos devolvieron a todos a la senda del progreso, el pleno empleo y el bienestar social. Estoy casi seguro que Berlusconi piensa lo mismo.

    Refrán del día: “A lo hecho… pecho”

  4. Javi dijo:

    Veamos… bórreme esta arruguita. Sí, así está bien.
    Ahora vamos a realzar los labios, que un poco más de volumen no viene mal. Sí, mucho mejor, ¡dónde va a parar!
    También creo que cuarto y mitad en cada lado, estratégicamente colocados… en efecto, mucho más tersos, algo más rotundos. Creo que hacía falta, apenas tres tallas más pero lo cierto es que ahora mucho mejor.
    La lista, cómo los caprichos y los gustos sería interminable.

    Es la otra versión del photosop, la que implica algo de dinero (mejor no preguntan cuánto) y bisturí o jeringa en todo caso. El culto a la imagen es lo que tiene.
    Nada que objetar, que cada cuál es dueño de su imagen y su body serrano. El único límite, creo, está en el buen gusto y el equilibrio. No me parece mal que cada quisque sueñe con mejorar en algo su apariencia si ésta no le satisface y le tiene acomplejado o le hace mostrarse inseguro. Pero habrá que recordar, y esto también en clave de refrán, que “el hábito no hace al fraile” ni “es oro todo lo que reluce”.
    … y que tampoco es determinante siempre ni en todo el recurrir a las pesas y medidas.
    Recordando lo que dice una amiga mía, de manera desenfadada pero no exenta de cierta razón contrastada por la experiencia y lo hace aplicado a nosotros que no a ellas, pero en definitiva también rompe tópicos y da lo mismo: “más vale un cacahuete juguetón que una berenjena tonta”.
    Como podéis ver muy rural y hortofrutícola el comentario, pero cargado de razón según ella.

  5. Rebeca Badías; socióloga y antropóloga.- dijo:

    Sorprendida me quedo, si es que algo puede sorprenderme ya.
    No se trata de la decisión de la Sara Carbonero (en mi opinión no era tanta la necesidad) sino el que este tema haya copado la atención de los lectores hasta el punto de anteponerla a otros temas que en principio tienen mayor alcance. Y estamos hablando de la gente que lee, que de los que no abren un periódico si no es el día después del sorteo de la Loteria ya no quiero ni pensarlo.
    Cuando el morbo prima sobre el interés, la cuchufleta sobre la reflexión y el tamaño de unas mamas es un asunto público, algo nos está sucediendo.
    No me extraña que la Noria o Sálvame rompan con todos los índices de audiencia.

  6. Romi dijo:

    Cuando el vicesecretario del PP dice lo que ha dicho sin explicar más. Cuando la Leire Pajín se carga toda la seguridad jurídica y postula la aplicación de las penas antes de la condena. Cuando la campaña catalana se llena de insultos a los venidos de otras tierras y parece un concurso de strep-tease. Cuando las tetas de la Carbonero son primera plana en los periódicos.
    Uno sabe sin lugar a dudas que está casa.
    Que no nos pase nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s